Your address will show here +12 34 56 78
Herencias y sucesiones
El tercio de mejora viene a representar la mitad de lo que se denomina legítima global o legítima larga, ya que esta figura englobaría tanto al tercio de mejora como al tercio de legítima. Si leyendo esta definición nos ha venido a la mente Groucho Marx leyendo aquello de “la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte”, no hay problema; es normal que algunas definiciones legales tengan este efecto. Vamos a detallar aquí en qué consiste la figura del tercio de mejora, cómo se aplica y sus diferencias con otros términos que concurren en el mismo proceso de una herencia.

¿Cómo calcular el tercio de mejora en una herencia?

Se le denomina como tercio de mejora en una herencia porque es una de las tres partes en las que se divide esta.

De forma general el caudal hereditario se verá dividido, según la normativa legal en tres partes o tercios. Estos son el que se conoce como tercio de legítima, el tercio de mejora, sobre el que estamos tratando ahora, y el tercio que se denomina como tercio de libre disposición. Detallamos a continuación qué es cada una de estas tres partes.

El tercio de legítima, o simplemente, la legítima, es la parte de los bienes de la herencia que, por ley, queda reservado a los herederos que se determinan legalmente como legitimarios o también llamados, por esta razón, herederos forzosos. Es decir que sobre este tercio de la herencia el testador no podrá decidir libremente a quién se la cede.



Diferencias entre tercio de mejora y libre disposición
¿Quién son estos herederos legitimarios?

Los hijos y descendientes, tanto los biológicos como los adoptados, sin que pueda existir ninguna preferencia entre ellos.

En caso de no haber hijos serán considerados los padres y ascendientes.

El viudo o viuda del testador, que tendrán atribuido el usufructo de una parte de la herencia que variará en función de si hay hijos comunes o no.

Cómo se divide el tercio de mejora

La segunda de las tres partes en que se divide la herencia sería el tercio de mejora. Esta parte de la herencia puede usarla el testador para favorecer de forma expresa y especial a uno o varios de sus hijos o descendientes. Si en el testamento no se especifica sobre el destino de este tercio, se dedicará a incrementar la cuantía total de la parte legítima.

En este caso, los dos tercios de la herencia se entenderían destinados a los herederos legitimarios, por lo que se suele hablar de legítima larga o global. El tercio de mejora está regulado por el artículo 808 del Código Civil y puede atribuirse tanto a título de herencia como en forma de legado o de donación.

Finalmente, el tercio de libre disposición es una tercera parte de la herencia de la que el testador puede disponer para favorecer a quien le parezca oportuno, sin restricciones.

¿Es lo mismo el tercio de mejora y el de libre disposición?

Características del tercio de mejora: 

Como hemos visto el tercio de mejora hace referencia a una tercera parte de los bienes de testador de la que este puede disponer para favorecer a parte de sus descendientes. Si no se dispusiera expresamente de ella, entonces ese tercio aumentaría el caudal hereditario que se considera como tercio de legítima.

Este tercio de mejora siempre quedará asignado, por lo tanto, a algún heredero legitimario; alguno o varios de sus hijos o descendientes, si así lo recoge expresamente el testamento; o todos los legitimarios si no se hace mención expresa de ello.

Características del tercio de libre disposición:

El tercio de libre disposición puede asignarlo el testador a quien desee, sin necesidad de que forme parte del grupo de legitimarios o de hijos y descendientes. Por supuesto puede también el testador favorecer con este tercio de libre disposición a uno o varios de sus descendientes, si así lo desea. Como indica su nombre se trata de una tercera parte de la herencia que puede ser asignada con total libertad por el testador.

También en el caso del tercio de libre disposición el testador deberá consignar de forma clara en su testamento quienes serán las personas que obtendrán esa parte de los bienes. No se necesitará justificación de ningún tipo sobre por qué se elige a una persona frente a otras, aunque no se trate de parte de la familia.

Del mismo modo que se hacía con en el tercio de mejora, si se da el caso de no expresar nada sobre el modo de distribuir este tercio de libre disposición en el testamento, la tercera parte implicada de los bienes se adjudicará a los herederos legitimarios.

Usufructo del tercio de mejora

Como ya se comentó la legítima del cónyuge se establece en forma de usufructo. ¿De dónde sale esta parte de la herencia? Pues, si hay hijos o descendientes comunes, esta parte de la herencia en usufructo será, precisamente, el tercio de mejora.
Si no hubiera descendientes, pero sí ascendientes vivos, el usufructo que le correspondería sería el de la mitad de la herencia; superando, por tanto, el tercio de mejora.
De no existir descendientes ni ascendientes, la porción de la herencia en usufructo sería de dos tercios de la herencia.

Como vemos el tercio de mejora es una parte importante y fundamental en las herencias a tener en cuenta. Desde Mation somos expertos en todos los trámites que debes tener en cuenta a la hora de heredar y te damos apoyo. ¡Contáctenos sin ningún compromiso! 

0