Your address will show here +12 34 56 78
Asesoría fiscal
El 6 de julio, el Gobierno español publicó un nuevo proyecto de ley conocido como la Ley de Startups , proponiendo la creación de visas para trabajadores remotos y nómadas digitales, así como reducciones de impuestos para startups. Esta nueva ley proporcionará incentivos fiscales para la creación de startups y espera atraer empresas extranjeras para establecerse en España. También tiene como objetivo atraer a trabajadores remotos extranjeros y nómadas digitales a elegir España como su base, creando una nueva visa especial para ellos y dándoles la posibilidad de acceder a una reducción en la tasa del Impuesto de No Residentes (IRNR).

¿En qué consiste?

Esta Ley de Startups forma parte de una nueva estrategia empresarial anunciada por el gobierno; un plan decenal con el propósito de favorecer el emprendimiento en el país que incluye 50 medidas adicionales. La intención es proporcionar una presencia empresarial española más poderosa en Europa y revitalizar la economía después de la pandemia de la COVID. Se utilizará parte de su subvención de la UE de aproximadamente 1.500 millones de euros este año para poner en práctica estas ideas.

¿Cuáles son sus objetivos?

Los objetivos de la nueva Ley de Startups se centran en diversas líneas de acción.

Avance de startups 

La Ley fomentará la creación de nuevas empresas ofreciendo incentivos fiscales y reducciones burocráticas.

Inversión en empresas existentes

Proporcionar dinero e incentivos para alentar a las empresas a permanecer en España en lugar de trasladarse al extranjero. También se centrará en la calidad del empleo, alentando a los trabajadores a unirse a empresas emprendedoras y en expansión.

Retención de talento en España

Mediante la mejora de la educación para la creación de emprendedores. Como resultado se busca que los jóvenes permanezcan en España, en lugar de trasladarse al extranjero en busca de oportunidades. También atraerá a profesionales líderes en el mundo.

Innovación del sector público

La ley promoverá el espíritu empresarial y generará inversiones de capital.

ley de startups, características y objetivos de la nueva ley
¿Qué características tiene?

Se implantan 50 medidas diferentes que ayudarán a alinear los esfuerzos del sector público y privado para construir una cultura emprendedora que pueda establecerse a medio plazo.
A corto plazo se concretará con una normativa que servirá de referencia legal para el sector, especificando qué se considera una startup, y creando un marco de cobertura para el desarrollo de este ecosistema industrial y financiero.

En ese primer aspecto, la definición de ‘startup’, se pretende conseguir que este tipo de estructura sea reconocida por la administración, para que puedan conseguir un trato específico que les permita crecer más rápido y tener incentivos a la hora de crear un negocio innovador y de rápido desarrollo.

En cuanto a la intención de ayudar a retener y atraer talento, la nueva ley tiene previsto incluir una nueva regulación para las opciones sobre acciones que permita a España tener las mismas herramientas para competir internacionalmente por el talento.

La ley también pretende revisar los diferentes tipos de visas que existen en España, para atraer talento externo a las startups españolas. Para esto también se tiene previsto plantear diferentes exenciones fiscales e incentivos a la inversión para que los inversores inviertan en startups españolas o startups que tengan su sede en el territorio español.

¿A quién afecta y cómo?

Todos los beneficios que aparecen incluidos en el Anteproyecto de Ley de Startups se pretenden aplicar a lo que se considera empresas emergentes de base innovadora. Tras esta definición tan genérica, el documento legal trabaja en delimitar con mayor precisión aspectos más pormenorizados a este respecto.

Según esto, para que una estructura considerada como startup pudiera acogerse a los beneficios estipulados en esta nueva norma será necesario que tenga su sede social y más de la mitad de sus empleados en España. También se especifica que debe tener un tiempo de existencia menor de cinco años. Este plazo podrá ampliarse a siete para las compañías que se dediquen a la biotecnología o al sector industrial, ya que este tipo de empresas suele necesitar un plazo más largo para alcanzar su madurez. En cualquier caso, la startup no podrá ser una firma cotizada ni haber procedido al reparto de dividendos.

Se fija además un tope de facturación inferior a los cinco millones de euros para la startup a considerar.

Aspectos fiscales en los que interviene

La ley incorpora nuevas medidas fiscales que resulten más atractivas para este tipo de empresas. Se plantea una disminución del impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR) que pasa del 25% al 15%, aplicado al primer periodo con base imponible positiva y prorrogable a los tres siguientes si se mantiene la calificación necesaria de empresa emergente.
Las startups podrán pedir el aplazamiento de la deuda tributaria contraída a través del impuesto de sociedades o del IRNR de 6 a 12 meses.

Se ha previsto favorecer las stock options, elevando el importe de la exención de 12.000 a 45.000 euros anuales.
Con el fin de impulsar la inversión, esta ley elevará la base máxima de deducción por inversión en startups.

Menos burocracia

La excesiva burocratización en procesos administrativos era uno de los mayores problemas de las startups. Por eso, se eliminará la obligación de realizar pagos fraccionados del impuesto de sociedades y también del IRPF de no residentes, aplicable a los dos años posteriores al que la base imponible resulte positiva.

Para cualquier consulta sobre la nueva Ley de StartUps no dudes en ponerte en contacto con nuestros especialistas en temas jurídicos y fiscales.
Estaremos encantados de atenderte.
1

Asesoría fiscal

El impuesto sobre sociedades se encuentra entre los tipos de impuestos a los que está sujeta la actividad económica. Además es el encargado de gravar los beneficios que obtengan las empresas como fruto de esta actividad en cada periodo fiscal. Es un tipo de impuesto que afecta a aquellas personas jurídicas que estén constituidas como sociedades mercantiles, es decir: sociedades anónimas, sociedades limitadas, etc.; pero hay que tener en cuenta que este impuesto no afectaría a otros tipos de emprendedores como muchos autónomos, ya que estos ejercerán su actividad como personas físicas.

 

¿Qué es el IS?

El Impuesto sobre Sociedades (IS) es definido como un tributo de tipo personal y directo que se ocupa de gravar las rentas obtenidas por sociedades y otros tipos de entidades jurídicas con residencia en el territorio español.

Su aplicación concierne tanto a sociedades civiles con declarado objeto mercantil, como a fundaciones y asociaciones. Este tipo de impuesto se encarga de gravar a personas jurídicas; mientras que el IRPF es el que grava a las personas físicas y sus rentas obtenidas.

El Impuesto de Sociedades se organiza por tanto alrededor de la información contrastada que aporta la contabilidad de la sociedad gravada, y es su resultado contable quien va a ser clave para determinar la base imponible sobre la que se articula este impuesto. Es esta información contable la que va a servir para calcular la cantidad anual a pagar.

Es importante tener en cuenta que, aunque este impuesto no afectaría a muchos autónomos, sí que debe ser satisfecho por aquellos autónomos que hayan constituido una sociedad, tanto limitada como anónima para ejercer su actividad.

La necesidad de llevar una contabilidad mercantil detallada hace que su tramitación no resulte sencilla, por lo que es habitual necesitar asesoramiento profesional para realizarla. Desde Mation te ofrecemos un servicio profesional de calidad.
 

¿Quién tiene la obligación de presentarlo y quien está exento de su presentación?

Serán contribuyentes del IS:

  1. Las personas jurídicas con la excepción de aquellas sociedades civiles que no tengan declarado objeto mercantil.
  2. Entidades con personalidad jurídica propia: sociedades mercantiles, sociedades anónimas, las de 3.responsabilidad limitada, las colectivas, sociedades laborales, etc.
  3. Sociedades civiles con registro de objeto mercantil.
  4. Sociedades locales, provinciales, autonómicas y estatales.
  5. Cooperativas.
  6. Sociedades unipersonales.
  7. Sociedades agrarias de transformación.
  8. Asociaciones y fundaciones.
  9. Instituciones públicas y privadas.
  10. Entes públicos.
  11. Agrupaciones de interés económico (AIE)
  12. También están sujetas al impuesto sobre sociedades diversas entidades sin personalidad jurídica propia.
  13. Uniones temporales de empresas.
  14. Fondos de pensiones de inversión y capital-riesgo, así como de garantía de inversiones o de activos bancarios.
  15. Las comunidades de titulares de montes vecinales.
 

No serán contribuyentes del IS:

  1. Quedarían exentas parcialmente del pago del impuesto de sociedades las entidades sin ánimo de lucro.
  2. Entidades benéficas o de utilidad pública.
  3. Las organizaciones no gubernamentales (ONG)
  4. Los colegios profesionales y cámaras oficiales
  5. Los sindicatos, y partidos políticos.
  6. Esta exención parcial implica que estarían obligados a declarar rentas obtenidas.

impuesto sobre sociedades

 

 

¿Cuándo se presenta el impuesto sobre sociedades?

El sistema de recaudación del impuesto sobre sociedades no difiere en esencia del que se realiza con el IRPF. Del mismo modo que el IRPF se recauda mensualmente, en forma de retenciones en la nómina, y se regulariza después por medio de la declaración de la renta; en el caso del impuesto sobre sociedades se realiza el abono también durante algunos momentos previstos del año. Esto las sociedades lo hacen efectivo presentando dos modelos concretos (complementarios):  

Modelo 200

Declaración anual del IS. Este es el equivalente a la declaración de la renta para las empresas. Su presentación está prevista anualmente entre los días 1 y 25 de julio, y resulta obligatorio presentarlo aún en el caso de que no se hubiera desarrollado actividad alguna o de que no se hubieran obtenido rentas que puedan estar sujetas a este impuesto.
 

Modelo 202

Es el modelo correspondiente al pago fraccionado del IS. Su presentación está prevista en los meses de abril, octubre y diciembre, y es para el caso de que se haya obtenido resultado positivo en el modelo 200 presentado en el año anterior. Es, por tanto, una modalidad de pago anticipado y fraccionado del modelo 200. Se le aplica un tipo del 18%, de modo general, que llega al 24% para aquellas empresas que presenten facturaciones superiores a los 10 millones de euros al año.
 

Novedades de impuesto sobre sociedades del 2021

Vamos a ver los tipos del Impositivos a aplicar en este 2021 para el Impuesto sobre Sociedades en función de los casos y situaciones de las empresa y sociedades:
El tipo general, el que grava generalmente a la mayoría de sociedades, sería del 25%.
Para las sociedades de creación nueva, lo que implica menos de dos años de existencia, el tipo impositivo sería del 15%.
Las cooperativas tributarán al 20% sobre su renta.
Las fundaciones y asociaciones de interés público verían aplicado un tipo reducido que baja hasta el 10%.
Los fondos de inversión, ya desde 2014, ven aplicado un tipo reducido específico del 1%.

A partir del 1 de enero de 2021, se incorpora una reducción de la exención fiscal por las plusvalías generadas en las filiales radicadas en el extranjero del 100% al 95%.

Finalmente queda establecida una tributación mínima para Socimis del 15%.

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nuestros especialistas en temas jurídicos y fiscales.
Estaremos encantados de atenderte.
0

Asesoría fiscal

Llega el segundo cierre de impuestos de este año. Así que llega el momento de preparar los impuestos de julio y proceder a su presentación. Las fechas para realizar las tramitaciones de los impuestos de julio y ajustar las cuentas con Hacienda son del 1 al 20 de julio del 2021, ambos días incluidos. En el caso de los pagos domiciliados asociados a los modelos 111 y 115, la fecha límite es el 15 de julio. Es siempre buena idea revisar con antelación suficiente todo lo relativo a los modelos trimestrales a presentar, para que, llegado el momento, todo esté listo para preparar los impuestos de julio y que nada se pase por alto.


IVA modelo 303

Este modelo es el más habitual respecto al IVA, y en el que se aplicará la diferenciación entre el IVA ingresado y soportado. Lo que se declara en el modelo 303 es precisamente esa diferencia entre el Impuesto sobre el Valor Añadido que hemos pagado en concepto de gastos, y el que nos han pagado a nosotros en concepto de ingresos. Por esto para poder desgravar el IVA necesitamos tener la factura de todos aquellos gastos ocasionados para el desarrollo de nuestra actividad.

Recordemos que no haber cobrado todas las facturas no implica no declararlo, se debe declarar todo el IVA facturado, aunque aún no se haya cobrado. Si no queremos adelantar este impuesto en estos casos es necesario acogerse al criterio de caja pertinente en el momento de darse de alta mediante los modelos 036 o 037. También es importante destacar que este modelo se debe presentar de forma trimestral. Incluso cuando no se haya facturado nada en ese periodo.


Retenciones para preparar los impuestos de julio

Además de los formularios relativos al IVA, también hay que atender a las retenciones del impuesto de la Renta que debemos presentar a Hacienda. Vamos a revisar aquí los modelos más habituales que se utilizan en este concepto y para que nos pueden servir.


Modelo 115

Este es el modelo que presentan trimestralmente, tanto los autónomos como las empresas, para especificar las retenciones sobre los pagos de alquileres. Hay que presentarlo si se tiene algún local o nave alquilados para desarrollar la actividad económica.

En algunos casos no es necesario presentar este modelo 115:

  • Si el precio del alquiler no supera los 900€ anuales pagados al mismo arrendador.
  • Si se trata de un alquiler de vivienda que la empresa está pagando a un trabajador.
  • En los casos de leasing o arrendamiento financiero.


Modelo 111

Este es un modelo de liquidación trimestral con el que los autónomos y empresas declaran las retenciones que han sido practicadas a lo largo del trimestre a sus trabajadores. También si se da el caso de haber contratado servicios a otras empresas o a profesionales externos. En este modelo se tienen que consignar las retenciones en los pagos efectuados en estos casos.

preparación impuestos 2021

 

Pagos fraccionados

En los casos de liquidaciones de pagos fraccionados del IRPF, los autónomos cuentan con dos modelos importantes a tener en cuenta: el 130 y el 131.


Modelo 130 de IRPF

Es un modelo que los autónomos y empresas tienen que presentar para realizar la liquidación del pago fraccionado del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ante la Agencia Tributaria. Es obligatorio para los profesionales que desarrollan si actividad económica por cuenta propia en la modalidad de Estimación Directa.

Se declara el IRPF en esta modalidad si se indicó de ese modo en el alta realizada como autónomo; quedando excluidos los profesionales del sector de la agricultura y ganadería.

A través de este modelo 130 los autónomos y también los socios de sociedades civiles o de comunidades de bienes declaran la cuantía de aquellos beneficios que se hayan obtenido como producto de la actividad económica que desarrollan. Esto se realiza cada trimestre, y viene a ser un pago a cuenta de la futura Declaración de la Renta que se realiza anualmente.


¿Quién tiene obligación de presentar el modelo 130?

El modelo 130 debe de ser presentado por toda persona física o miembro de sociedades civiles o de comunidades de bienes que estén ejerciendo alguna actividad económica, estando dados de alta en el régimen de estimación directa, tanto en los casos de estimación normal como la simplificada.

Los que realizando actividades profesionales retengan en ella al menos el 70% de sus ingresos de una forma previa (esto es, al presentar sus facturas) quedan exentos de presentar este modelo 130, si no se han dado de alta en el modelo 036/037 con respecto a la obligación de realizar pagos fraccionados a costa del IRPF.


Modelo 131 de IRPF

El modelo 131 es el tipo de documento para presentar la autoliquidación trimestral si se tributa en régimen de Estimación Objetiva; lo que comúnmente se llaman Módulos.
Sería el equivalente al porcentaje que se retiene mensualmente en cada nómina a los trabajadores por cuenta ajena. Y al final del año se hace un balance en la declaración de la Renta para saber si ya se ha cumplido con las obligaciones tributarias o si queda aún algo por pagar a Hacienda.


Otros modelos: Modelo 349

Este modelo se dedica a la declaración periódica para aquellos autónomos y empresas que realicen operaciones intracomunitarias, con otros estados miembros de la UE.
Para declarar operaciones intracomunitarias hay que estar inscrito en el correspondiente Registro de Operaciones Intracomunitarias (ROI) y disponer de un CIF intracomunitario, emitiendo facturas sin IVA.

Dudas sobre los impuestos de Julio

Si tienes alguna duda o consulta sobre los impuestos de Julio en Mation somos expertos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

0

Asesoría fiscal

La figura del oficial de cumplimiento (o compliance officer en su denominación en inglés, bastante extendida y aceptada) viene del sector farmacéutico y de mercados financieros con regulaciones minuciosas y complejas. En estos ámbitos, con normativas muy extensas en lo genérico y con amplitud de matizaciones en su implantación zonal, se vio la necesidad de contar con expertos que vigilaran el cumplimiento de estas normativas sin perder de vista los objetivos de cada empresa. Un compliance officer necesita, por tanto, un conocimiento intuitivo de los objetivos y la cultura de una empresa, así como de la industria en general y el derecho comercial que regula las actividades de esa empresa. En este artículo de MATION hablamos sobre ello.

Compliance officer, ¿qué es y funciones?

El papel de un compliance officer es asegurarse de que una empresa lleve a cabo sus negocios en total cumplimiento con todas las leyes y regulaciones nacionales e internacionales que pertenecen a su industria en particular, así como con los estándares profesionales y de los acuerdos de buenas prácticas y las normas internas.

Hay un componente ético y un componente pragmático en el cumplimiento de esta función.

Es un rol que es crucial para ayudar a las organizaciones a administrar el riesgo, mantener una reputación positiva y evitar demandas.

Los oficiales de cumplimiento deben, por tanto, tener un conocimiento profundo de las regulaciones que afectan a la generación y comercialización del área objeto de su sector; y, a la vez, tener muy claros los objetivos y la política de su empresa. Están encargados no solo de mantener los tratos comerciales de una empresa éticamente sólidos y legalmente prístinos, sino de educar a toda la empresa e instituir prácticas que garanticen el mayor nivel posible de cumplimiento.

Niveles de responsabilidad y funciones del Compliance 

Los oficiales de cumplimiento, que se encuentran con mayor frecuencia en la atención médica y la banca, son un componente importante del gobierno corporativo de su empresa, ya que determinan cómo se administra, dirige y gobierna una organización, incluidas las relaciones entre las partes interesadas y la estructura mediante la cual se establecen y siguen los objetivos de la empresa. Por lo general, informan al director ejecutivo o director de operaciones.

Se suelen dividir en dos los niveles de responsabilidad que implica el papel de un oficial de cumplimiento en su desempeño:
Nivel 1: cumplimiento de las reglas externas que se imponen a una organización en su conjunto
Nivel 2: cumplimiento de los sistemas internos de control que se imponen para lograr el cumplimiento de las reglas impuestas externamente.

Beneficios de un compliance corporativo

Al responsabilizarse de garantizar que una organización cumpla con las regulaciones legales a todos los niveles un compliance corporativo evita errores que podrían resultar en fuertes multas, ramificaciones legales y daños a la reputación de la empresa.

Los oficiales de cumplimiento también se aseguran de que los empleados sigan las políticas internas de cumplimiento.

Además de evaluar los riesgos financieros y crear un plan de acción para manejar esos problemas potenciales, los oficiales de cumplimiento brindan informes regulares sobre la efectividad de las medidas de cumplimiento de una empresa. También asesoran al liderazgo empresarial sobre cualquier acción o cambio que deba implementarse.

La labor de un compliance officer suele impulsar diversas áreas de la actividad de una empresa y ayuda en tareas importantes cono las siguientes:

  • Desarrollar, implementar y administrar el programa de cumplimiento de una organización.
  • Coordinación con los organismos reguladores estatales.
  • Planificación, implementación y supervisión de programas relacionados con riesgos.
  • Creación y coordinación de canales de informes adecuados para problemas de cumplimiento.
  • Desarrollar comunicaciones de cumplimiento de la empresa
  • Coordinar y programar la capacitación de cumplimiento requerida para los empleados

Perfil de un compliance officer

Un aspecto del trabajo de un compliance officer es comunicar los problemas relacionados con el cumplimiento a los empleados de todas las divisiones de una empresa. A veces, esto requiere descifrar leyes o éticas confusas o abstractas y determinar cómo establecer e integrar las mejores prácticas. Por lo tanto, un oficial de cumplimiento debe tener grandes habilidades con las personas y ser capaz de comunicarse y cooperar hacia arriba, hacia abajo y a lo largo de la cadena de empleados, y al mismo tiempo debe tener un conocimiento firme del negocio.

Además de ser un comunicador claro y sensato, hay algunas otras cualidades que deben tener los oficiales de cumplimiento:

Ético y basado en principios: estar dispuesto a analizar todos los hechos sin hacer un juicio rápido y entrevistar a los empleados relevantes para conocer su perspectiva.

Proactivo: un estado de alerta y vigilancia perfeccionados ante posibles infracciones en el cumplimiento. Esto significa aplicar activamente una política de informes obligatorios y buscar cualquier debilidad en las transacciones de la empresa.

Inteligente y dispuesto a seguir aprendiendo: la mayoría de las industrias que emplean a un compliance officer están sujetas a una legislación en constante cambio, por lo que mantenerse al día es vital.

Diligente y constante: un oficial de cumplimiento debe estar dispuesto a llevar un problema hasta su resolución, no puede dejar cuestiones sin solucionar, aunque deba insistir en ello. Cada problema resuelto a medias es una posible sanción al completo.

0

Asesoría fiscal
Con el nuevo año ya diciendo adiós a su primer trimestre, es un buen momento para revisar las novedades fiscales 2021. Su implantación va a afectar a muchos autónomos que verán cambios en el límite de deducción existente en sus aportaciones a los planes de pensiones, ampliamente implantados en este colectivo. También se han planteado medidas que implican un aumento del impuesto que afecta a las primas de los seguros. Y la bien conocida subida para los tramos más altos del IRPF. Vamos a repasar aquí cuales son las principales nuevas medidas que afectarán sobre todo a los autónomos y emprendedores.

Nuevas medidas en los nuevos Presupuestos Generales

Tras un periodo más largo de lo normal sin aprobar nuevos presupuestos, finalmente el 31 de diciembre del pasado 2020 se formalizaron y publicaron en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021. En esta nueva hornada de presupuestos estatales, se revisaban buena parte de las condiciones de los principales impuestos que atañen a todos. Entre ellos hay cuatro áreas principales que afectan en forma especial a los autónomos.

Las nuevas medidas en presupuestos generales en las novedades fiscales


Novedades fiscales en el Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

En estos nuevos Presupuestos Generales del Estado se establece una subida en el IRPF que afectará a las rentas del capital que se sitúen por encima de los 200.000 euros. También se recoge una subida del tipo marginal que afecta a los rendimientos del trabajo en el caso de que la base liquidable general sea mayor de 300.000 euros, que los llevaría del 45% al 47%.

La propia Agencia Tributaria reconoce que esta medida no afectará a la inmensa mayoría de los autónomos, al situar el nivel de ingresos en una cifra que, según sus datos, no sobrepasarían más allá de unos 25.000 de ellos. La medida que sí resultará de más calado, en cuanto a la cantidad de posibles afectados, es la relativa a los planes de pensiones. En esta materia encontramos dos novedades a tener en cuenta:

Una de ellas afecta a los planes de pensiones individuales, que suelen ser contratados por los autónomos con la intermediación de entidades financieras. En este caso la cantidad a desgravar de la base imponible del IRPF se ve reducida a 2.000 euros (anteriormente era de 8.000 euros). Se ve reducido también el límite máximo de posible deducción a cuenta de las aportaciones a planes de pensiones con el cónyuge como titular.

Esta medida afectaría igualmente a otros sistemas considerados de previsión social y se aplicará si el cónyuge no dispone de rendimientos netos del trabajo o de otras actividades económicas o, en el caso de que los tenga, pero resulten inferiores a la cantidad de 8.000 euros anuales. Con esta nueva ley, ese límite pasa a ser de 1.000 euros al año (anteriormente era de 2.500 euros anuales).

Por otro lado, aparece la posibilidad de crear planes de pensiones colectivos o planes de empresa, que podrían ser suscritos por los empleados. Para los autónomos y pymes que no tengan posibilidad de establecer planes de empresa propios se tiene prevista la aparición de un plan colectivo público. Para este tipo de planes el límite a desgravar sería de 8.000 euros, resultando compatible con las desgravaciones de los planes individuales, lo que añadiría 2.000 euros más. De este modo se podrían llegar a importes desgravables de hasta 10.000 euros.

Novedades fiscales 2021 que afectan al Impuesto sobre el Patrimonio (IP)

El principal cambio del IP es que se eleva al 3,5% el tipo impositivo marginal referido a la escala de gravamen que afecta a patrimonios con cuantías superiores a 10.695.996,06 euros. Hay que tener en cuenta que algunas comunidades autónomas tienen aprobadas escalas diferentes y, en algunos casos, bonificaciones específicas propias; por lo que no es una medida que afecte por igual a todo el territorio.

Novedades fiscales respecto al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Se ha aprobado una subida al 21% IVA que afecta a las bebidas azucaradas y edulcoradas. Se mantendrá, sin embargo, al 10% que estaba para el caso de bares y restaurantes, pero sí afectará el incremento afectará alas las máquinas de vending que dispongan de estos productos. La subida del IVA tampoco afectará a las leches infantiles ni a aquellas bebidas que sean consideradas como complementos alimenticios en su uso para necesidades dietéticas específicas.

Aparecerá además un nuevo gravamen indirecto a la fabricación y adquisición de envases de plástico no reutilizables. Esta norma está en consonancia con la prohibición, prevista para entrar en vigor en julio de 2021, de venta y uso de productos de plástico que sean desechables.

Novedades fiscales sobre el Impuesto sobre las primas de seguros

Finalmente se verá incrementado el impuesto que afecta a las primas de seguros, que pasará a ser del 8% (anteriormente era del 6%). Este cambio implica una subida en las pólizas de seguro del automóvil, los seguros del hogar o también a los que cubren la responsabilidad civil. Son modalidades de seguros muy suscritas en general, y que se extienden a los vehículos y lugares de trabajo utilizados por los autónomos en su actividad.
0

Asesoría fiscal
Siendo autónomo y estando al frente de una PYME has de tener en cuenta que debes cumplir periódicamente con tus obligaciones con Hacienda pagando determinados impuestos. Estas obligaciones, que resultan ineludibles, exigen que les prestes la atención merecida y te ciñas a las entregas de documentación y a los plazos. Si todo esto es nuevo para tí, es posible que realizar estos trámites te parezca farragoso, pero ten en cuenta que siempre puedes pedir ayuda a asesores fiscales o apoyarte usando programas de facturación.

¿Qué impuestos tiene que presentar una PYME?

Presentar impuestos es una más de las obligaciones que tiene una pyme. Son diversos los modelos que se tienen que entregar a la administración de Hacienda con motivo de la actividad económica y empresarial. Algunos tienen que presentarse en forma trimestral y otros a modo de resumen anual.

Los modelos trimestrales tienen que presentarse para informar puntualmente a Hacienda sobre la marcha de la actividad económica desempeñada.
  • El Modelo 115 es el que atañe a las retenciones que se le hacen a la empresa en el pago de los alquileres de los locales y oficinas que use.
  • El Modelo 111 es en el que se van a declarar las retenciones realizadas a los trabajadores, profesionales u otros empresarios con los que se mantenga relación contractual.
  • Modelo 303 es el empleado para la autoliquidación del IVA de cada trimestre. Aquí es donde se realza la diferencia entre el IVA cobrado a la clientela y el que se ha pagado en forma de gastos, por ejemplo, a proveedores.
  • El Modelo 202 se utiliza en el caso de hacer un pago fraccionado del obligatorio impuesto de sociedades.
Los modelos anuales se presentan al final del ejercicio una sola vez al año, generalmente entre el 1 y 20 de enero. Muchos de estos modelos (180, 190, 390) consisten en un resumen anual de lo que ya fue presentado en los modelos trimestrales

Hay además otras posibles presentaciones anuales a realizar, en función de las operaciones de la pyme.
  • El Modelo 349 será necesario si se han realizado operaciones fuera de España y en el marco de la Unión Europea.
  • El Modelo 200 se utiliza para empresas que se hayan constituido en el extranjero y tengan también presencia en territorio español.

¿Quién está exento de IVA?

En el IVA, según la Agencia Tributaria, se contemplan diversas exenciones.

Las actividades relacionadas con la enseñanza en centros públicos o privados autorizados y las clases particulares impartidas por personas físicas sobre las materias que estén incluidas en los planes de estudios aprobados dentro del sistema educativo.

Los servicios sanitarios prestados a personas físicas por profesionales con titulación oficial están también exentos.

Servicios artísticos, incluso los que cuya contraprestación consista en derechos de autor, realizados por artistas plásticos y gráficos, o escritores y colaboradores literarios.

Operaciones relativas a seguros y capitalización; así como los de mediación en operaciones financieras.

Los servicios inmobiliarios consistentes en arrendamiento de viviendas o entrega de terrenos rústicos y no edificables.

También está exenta los servicios relacionados con la entrega de sellos de correos y efectos timbrados.

impuesto valor añadido

¿Qué es el impuesto sobre el valor añadido (IVA)?

El Impuesto al Valor Añadido, o IVA, es común en la Unión Europea y es un gravamen de tipo general al consumo que se contabiliza sobre el valor añadido de bienes y servicios implicados en una transacción. Se aplica, en general, a lo que se compra y vende para su uso o consumo en la Unión Europea. Por tanto, los bienes que se venden para la exportación o los servicios que se venden a clientes en el extranjero normalmente no están sujetos al IVA. Por el contrario, las importaciones están sujetas a impuestos para mantener un sistema justo para los productores de la UE, de modo que puedan competir en igualdad de condiciones en el mercado europeo con proveedores situados fuera de la Unión.

La PYME y el pago del IVA


El IVA es un impuesto general aplicado a todas aquellas actividades de tipo comercial que se acompañan de producción y/o distribución de bienes o que involucren una prestación de servicios. El IVA para pymes es, por tanto, un impuesto sobre el consumo ya que vendrá soportado en última instancia por el consumidor final.

No es un cargo para las empresas, es cobrado en forma de un porcentaje del precio de venta, por lo que estamos ante una carga fiscal real que resulta visible a través de las diversas etapas del proceso de producción y distribución.

Es un impuesto que se recauda de modo fraccionado, mediante un sistema de pagos, habitualmente trimestrales, en el que los sujetos pasivos, las pymes en nuestro caso, deducen del IVA que ha sido ya recaudado el importe de ese mismo tipo de impuesto que se ha pagado por las compras realizadas, a otros sujetos pasivos, para el ejercicio de sus actividades comerciales.

Finalmente es pagado al fisco por el vendedor, que es también sujeto pasivo, y que ha recibido el pago, como parte del precio, del comprador. Por tanto, es un impuesto indirecto.

Cuando una pyme compra y después vuelve a vender un producto o servicio, en general, puede deducir el importe de IVA pagado, en los gastos, del IVA que se ha recaudado con las ventas o la prestación de ese servicio. Se debe por tanto declarar el IVA periódicamente al Estado, pagando la diferencia, o reclamando la devolución si se ha pagado en los gastos un IVA mayor que el que se ha recaudado en las ventas.
0

Asesoría fiscal
Hacer que un negocio funcione y crezca apropiadamente requiere de mucha dedicación y concentración en cada detalle. Probablemente los entresijos fiscales sean lo último a lo que se desea dedicarle tiempo y esfuerzo, pero son una parte crucial a la hora de mantener el negocio en marcha sin contratiempos. Por eso suele ser muy habitual recurrir a un asesor contable que puede usar sus conocimientos especializados y su experiencia para despejar la agitada agenda del propietario de este tipo de preocupaciones. Contar con un asesor financiero puede suponer más tiempo para lo que requiere nuestro control y, desde luego, menos quebraderos de cabeza.

¿Qué es un asesor contable?

Un asesor contable se encarga de resolver varios aspectos relacionados con la gestión de cuentas en un negocio. Un asesor contable debe ser un profesional altamente calificado que se tome en serio la formación permanente, ya que varias leyes se actualizan constantemente. Varios aspectos contables son fáciles de gestionar y pueden llevarnos a pensar que no necesitamos un asesor que se encargue de eso. No obstante, la contabilidad tiene otros aspectos que pueden ser realmente complejos y, en esas ocasiones, la ayuda profesional es fundamental.


Funciones principales del asesor contable

Un buen asesor contable ayudará a mantener bajo control aquellas tareas de contabilidad que permitirán establecer un sistema confiable para controlar los costos. Aportan la automatización de contabilidad y teneduría de libros de una empresa. Asesoran en materia fiscal y presentan las mejores opciones en cuanto a nuestros impuestos. Agilizan los trámites necesarios a la hora de relacionarse con la administración y están atentos a cualquier posible problemática en que pudiera incurrir la empresa en relación con la reglamentación tributaria.

Un buen equipo de asesoría contable puede ayudar a abordar muchos aspectos de la parte económica del negocio, desde estrategias de precios hasta expandir operaciones y asesorar sobre las opciones de financiación disponibles.


¿Cuáles son las ventajas de contar con una asesoría fiscal contable?

Ahorra tiempo

No hay que hacer todas las tareas por uno mismo. Un asesor puede ayudar a lidiar con parte de las obligaciones más importantes de la empresa, como el pago de impuestos, y asegurarse de no perder los plazos. Dado que conocerá las últimas leyes y regulaciones tributarias, se pueden ahorrar muchas horas de consultas y disquisiciones con las páginas de requisitos, obligaciones y plazos de la administración.

Ajustar la obligación tributaria

Los asesores contables saben cómo encontrar formas óptimas que la legislación ofrece en el ahorro de impuestos y aprovechar las deducciones fiscales a disposición de la empresa. Ellos pueden encargarse de los cálculos de impuestos y asesorar sobre la forma más eficiente de afrontarlos.

Evitar sanciones fiscales

Es más habitual de lo que parece que errores en el modo en que se realiza el cálculo y pago de impuestos acarree sanciones, evitables con el control de alguien experto en la materia. Saber que alguien con conocimientos y experiencia se hará cargo de los impuestos puede brindar tranquilidad y eliminar la ansiedad fiscal.

Ayuda con la contabilidad

Para cualquier empresa la contabilidad es muy importante. Un asesor puede ayudar a registrar de modo optimizado las ventas y compras, los gastos regulares, los saldos bancarios y otros asuntos financieros relacionados con el negocio. Sin una contabilidad precisa, sería demasiado difícil anticipar las ganancias y pérdidas futuras, lo que puede poner a una empresa en riesgo de sufrir crisis financieras.

Mantiene el negocio organizado

Un asesor contable puede ayudar a organizar los trámites y las facturas de servicios públicos. También pueden optimizar el sistema de nóminas, la elaboración de presupuestos y pueden ser la mejor opción a la hora de asesorar sobre cómo organizar los préstamos e inversiones.

MATION, asesoramiento fiscal contable en Alicante

En Mation podemos asesorar y ayudar a planificar la mejor estrategia fiscal para cada negocio, de forma personalizada y con un equipo experto. Nóminas, contratos, seguros sociales o fiscalidad internacional, ante cualquier duda puede contar con nosotros y nuestra experiencia.
0

Asesoría fiscal, Autónomos
Un seguro médico o de enfermedad nos ayuda a protegernos de los elevados costes de la sanidad cuando necesitamos asistencia médica. Consiste básicamente en un contrato suscrito entre una persona y una compañía de seguros, en donde la compañía accede a cubrir parte de los gastos médicos al adquirir la persona un plan. Los profesionales autónomos o empresarios que calculan sus tributos en estimación directa pueden desgravar en el IRPF anual hasta cierta cantidad en concepto de seguro médico o de enfermedad. Sigue leyendo si te interesa conocer todos los detalles.

El sistema sanitario español y sus características

La sanidad española está muy bien considerada en el ámbito sanitario y suele estar incluida en el top 10 de las mejores a nivel mundial. Se caracteriza por ser universal y estar financiada públicamente mediante diferentes impuestos. Fue descentralizada conforme al principio promulgado por la Constitución y sus competencias transferidas a cada comunidad autónoma. La carta magna del Estado español establece en sus artículos 43 y 49 de texto normativo fundamental el derecho de todos los ciudadanos a la protección de la salud. La Ley reconoce el derecho a obtener las prestaciones del sistema sanitario a todos los ciudadanos y a los extranjeros residentes en España.

¿Por qué contratar un seguro de salud?

Como hemos dicho anteriormente, la sanidad española suele estar incluida entre las mejores del mundo. Pero la crisis económica que azota el país estos últimos años junto a la constante disminución de la tasa de natalidad (que afecta directamente al número de cotizantes que han de sostener el sistema sanitario), ha provocado que se reduzca el gasto público destinado a sanidad y se opte por privatizar un servicio que había sido público para reducir costes. El salubrismo es sustituido por el gerencialismo, o lo que es lo mismo, se opta por una gestión eficiente sin tener en cuenta los resultados en salud.

Es en este momento cuando el usuario de la sanidad pública española se plantea la posibilidad de contratar un seguro de salud privado, básicamente por estos motivos:

1. El tiempo medio de espera para realizar pruebas diagnósticas y obtener los resultados es seis veces menor (8 días de la privada frente a los 47 de la pública).
2. Acceso a urgencias sin largos periodos de espera al no estar tan masificada como la pública.
3. Posibilidad de elección de hospital.
4. Acceso a un gran número de especialidades y sin necesidad de pasar por el médico de cabecera. Además puedes elegir el profesional que te atenderá.
5. Incluye tratamientos dentales que la sanidad pública no incluye.
6. Tratamientos médicos innovadores y posibilidad de segunda opinión médica.


¿Pero podemos los autónomos desgravar la prima del seguro médico contratado?

Los empresarios/profesionales que determinen su rendimiento neto en estimación directa (normal o simplificada) pueden, según el artículo 30.2.5º de la Ley del IRPF, desgravar no solo las primas abonadas por el autónomo, sino también las de su cónyuge e hijos que conviven con él mientras sean menores de 25 años. Quienes no podrán disfrutar de esta deducción son las parejas de los autónomos que no estén en régimen matrimonial aunque convivan en el mismo domicilio.

Dicha deducción será considerada gasto para el cálculo del rendimiento neto en estimación directa, alcanzando un límite de 500€ anuales por persona o 1.500€ en caso de que cuente con un grado de discapacidad según el art. 60 Ley 48 / 2015, de 29 de octubre de 2015. Es requisito indispensable que el titular de la póliza sea el autónomo ya que, según el artículo 14 de la Ley 50/1980, se exige que el tomador de dicho seguro sea la persona que ejerce la actividad profesional.

Es recomendable que conservemos la póliza del seguro durante los plazos legales que la normativa tributaria establece y también la documentación que justifica el pago de la prima (el justificante bancario).

Un ejemplo práctico:

Imaginemos un profesional autónomo, casado y con un único hijo menor de edad que ha contratado un seguro privado familiar de asistencia sanitaria para casos de enfermedad y por dicho seguro abona una prima mensual de 150€ (1.800€/año)

especificacioens sobre el seguro emdicoSe podrá, por lo tanto, aplicar un gasto fiscal en el IRPF anual de 1.500€ (los tres miembros de la familia) pero no por la totalidad de la prima, perdiendo el exceso de 300€ al no admitirse la acumulación para ejercicios futuros.


¿Eres autónomo y estás planteándote contratar un seguro médico privado en Alicante? 

En MATION estaremos encantados de asesorarte ante cualquier duda que se te plantee.
0

Asesoría fiscal
Todos los empresarios están obligados a llevar una contabilidad ordenada cronológicamente que permita llevar el seguimiento de su actividad comercial y a presentar las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil. Para ello existen los libros contables regulados por el Código de Comercio y en los que se recoge toda la información financiera y económica de la empresa. En este artículo de MATION hablamos sobre ellos.

¿Qué son los libros contables?


Los libros contables son documentos e informes que se obtienen de la contabilidad de una empresa o sociedad mercantil durante un período de tiempo determinado y que se han de legalizar en los tiempos previstos por la normativa con el objetivo de sellarlos y que no se puedan modificar posteriormente.  

Las personas jurídicas, sociedades mercantiles y otras entidades están obligadas a llevar la contabilidad, deben legalizar sus libros contables y depositar las cuentas anuales en el Registro Mercantil del lugar del domicilio de la empresa.

En cambio, las personas físicas y autónomos en régimen de Estimación directa normal o simplificada no deben llevar la contabilidad y no están obligadas a legalizar los libros contables ni a presentar las cuentas anuales.

Estos libros se deben conservar durante 6 años a partir del último asiento realizado en los libros.

El plazo de presentación de los libros contables obligatorios es de 4 meses desde el cierre de su ejercicio contable. Así pues, si una empresa finaliza su año contable el 31 de diciembre tiene como plazo máximo el 30 de abril para presentarlos 

Con la nueva Ley 14/2013 se estableció, como requisito, presentar y legalizar los libros obligatorios de manera telemática en el Registro Mercantil a través de la página del Colegio de Registradores.

Para ello es necesario tener una firma electrónica, registrarte como usuario del Registro Mercantil y contar con el programa Legalia que se puede descargar gratuitamente desde la página web.


Tipos de libros contables


Hay dos tipos de libros, los que son obligatorios y los voluntarios. Veamos ahora detenidamente qué se recoge en cada uno de ellos.


Libros contables obligatorios

Los libros obligatorios son aquellos, que por ley, se deben legalizar a traves del Registro Mercantil para hacer públicas sus cuentas. 

  • Libro Diario y Libro de Inventario
Es el libro donde se registran todas las operaciones diarias de la empresa ordenadas de manera cronológica. Cada registro es un asiento contable, y éstos supondrán una modificación en las cuentas de la empresa ya sea en los ingresos, gastos o patrimonio neto.

Deberá estar sellado en todas sus páginas y presentado en el Registro Mercantil a través del portal online mencionado anteriormente. Estos datos serán posteriormente trasladados al Diario Mayor, donde se plasmará la información separada por cuentas.

  • Cuentas Anuales
Las cuentas anuales se presentarán al cerrar el ejercicio, una vez al año, y en ellas consta:

  1. El balance, donde figuran el activo, el pasivo y el patrimonio neto.
  2. La cuenta de pérdidas y ganancias donde se refleja el resultado del ejercicio, separando los ingresos y pérdidas.
  3. Un estado que refleje los cambios en el patrimonio neto del ejercicio
  4. Un estado de flujos de efectivo, donde se detallan los cobros y los pagos realizados por la empresa
  5. La memoria, amplía y completa la información de los demás documentos.
Deberán ser firmadas por el propio empresario, si se trata de una persona física, por todos los socios y por todos los administradores de las sociedades.

Están obligados a presentar dichas cuentas las Sociedades de Responsabilidad Limitada, las Sociedades Anónimas, las Sociedades comanditarias por acciones y de garantía recíproca, los Fondos de Pensiones y en general aquella empresa que esté en la obligación de hacer públicas sus cuentas. 


Libros contables voluntarios

Estos libros, pese a no ser obligatorios, sirven de apoyo para llevar una contabilidad de la empresa por lo que muchas veces conviene tenerlos en cuenta.  Dependiendo del tipo de negocio que tengas, te convendrá un libro u otro. A continuación detallamos los libros voluntarios más comunes.

  • Libro Mayor
Se trata de un documento en el que se refleja a simple vista los movimientos de cada una de las cuentas de la empresa con el fin de poder conocer el saldo de la sociedad. Es decir se reflejarán todos los movimientos expuestos en el Libro Diario de manera que exista un “Debe” y un “Haber”.

  • Libro auxiliar de Movimientos 
Los libros auxiliares son opcionales y facilitan la recopilación de datos financieros y económicos de la empresa. Como por ejemplo: 

  1. Libro de Caja. En este libro se plasma el control de entradas y salidas del efectivo.
  2. Libro de Clientes. En él se anotan las cuentas de cada cliente, concluyendo si es deudor o acreedor.
  3. Libro de Proveedores. Se anotan las cuentas de cada proveedor, incluyendo los movimientos de “Debe” y “Haber”.
  4. Libro de Banco. Se anotan los movimientos que se realizan en cada cuenta bancaria, incluyendo los pagos e ingresos. 
0

Asesoría fiscal

Terminado el plazo de la renta de 2019, empezamos a preocuparnos por cómo será la renta de 2020. Y eso es especialmente delicado porque todo ha quedado trastocado en este año por culpa de la pandemia de la Covid-19. Junto a los riesgos, aún perdurables, para la salud; los efectos de la masiva reducción de la actividad económica se reflejan en todos los ámbitos; por supuesto, también en materia fiscal y de impuestos.

Pago de impuestos a empresas durante los próximos meses

Para paliar, en lo posible, la problemática de este año tan atípico, se suceden las noticias sobre nuevas regulaciones, aplazamientos, situaciones especiales y demás medidas adoptadas. A menudo se solapan los anuncios de posibles medidas a adoptar, con los de las que ya entran en vigor y las que ya dejaron de tener efecto o ampliaron su plazo… un pequeño caos que tiene a muchos un tanto desorientados y que hace, más que nunca, imprescindible estar puntualmente asesorado por profesionales en la materia. Vamos a recopilar aquí algunas de las medidas especiales a tener en cuenta en cuanto al pago de impuestos para empresas en lo que resta de año y con vistas al próximo ejercicio fiscal.

Aplazamiento de obligaciones tributarias aplicables a pymes y autónomos

Ya quedó establecido en el Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, el posible aplazamiento, solicitándolo previamente, del ingreso del pago de las declaraciones y autoliquidaciones del periodo del 13 de marzo al 30 de mayo de 2020 (con cantidades inferiores a 30.000 euros). En esta medida se permitía también el aplazamiento excepcional de ciertas deudas tributarias. Se plateaba un plazo de 6 meses con los 3 meses sin intereses de demora. Aquellos que se hubiesen acogido a esta medida deben tener en cuenta que el RDL 19/2020 estipuló ampliar a 4 meses este periodo sin interés de demora del aplazamiento solicitado.

¿Cómo afectará la crisis por covid-19 al pago de impuestos?

Analizamos cómo puede afectar esta crisis sanitaria al pago de impuestos.

  • Modificación de plazos en la presentación de la declaración del Impuesto sobre Sociedades
Habitualmente el plazo estipulado para la presentación del Impuesto de Sociedades viene relacionado, a su vez, con los plazos que determinan el cumplimiento de las que se conocen como obligaciones contables y mercantiles, como bien conocen las empresas. Dado que el cierre de cuentas del presente ejercicio no ha podido hacerse de un modo normalizado por causa de la pandemia mundial, se establecieron a través del RDL 19/2020 una serie de medidas excepcionales. Se estableció que el plazo habitual de tres meses para formular las cuentas anuales, tanto abreviadas como consolidadas quedaría suspendido hasta el 1 de junio de 2020. De modo que es desde ese día en el que este plazo se ha reanudado y se disponen de esos tres meses para realizar los trámites necesarios.

En el caso de que durante el tiempo de vigencia del estado de alarma se hubieran formulado las cuentas por parte del órgano de gobierno o administrativo de la empresa, lo que se prorrogó durante dos meses, contados desde la finalización efectiva de dicho estado, es el plazo de verificación de las cuentas. Esto afecta a auditorias voluntarias y también a las obligatorias. Para poder aprobar las cuentas del ejercicio deberá reunirse junta general ordinaria en los dos meses siguientes a la finalización del plazo estipulado para la formulación de esas cuentas anuales. Se permitirá además que aquellas sociedades que, a causa de la situación excepcional creada por la pandemia, no hayan podido tener aprobadas sus cuentas anuales antes de que finalice el plazo para la presentación del Impuesto sobre Sociedades, puedan realizarlo con las cuentas disponibles hasta ese momento.

  • Habilitación de un régimen especial si las cuentas anuales aprobadas difieren de las presentadas anteriormente
En este caso se refiere al supuesto de que las cuentas anuales se hubieran podido aprobar, pero difieran de las que hubieran sido presentadas con anterioridad. En esta situación se permite presentar otra declaración sin que haya recargos por ello. Esta nueva autoliquidación tendrá como plazo máximo para ser presentada el día 30 de noviembre de 2020. La autoliquidación así presentada será considerada como complementaria. Si el resultado fuese una cantidad a ingresar mayor de la consignada en la anteriormente realizada, el sistema por el que se devengará un interés de demora seguirá lo previsto habitualmente: 25 días naturales a partir de los 6 meses de la finalización del plazo del periodo de imposición. Las autoliquidaciones que sean presentadas en estos supuestos podrán ser verificadas y comprobadas de forma ordinaria por la Administración, quien podrá practicar, si procede, la liquidación que corresponda. En estos casos, no habrá ningún efecto preclusivo que se derive de estas acciones.

  • Plazo ampliado para la publicación del listado de deudores a la Hacienda Pública
Habitualmente, y según lo reglamentado en el artículo 95 bis.4 de la Ley General Tributaria, la publicación de este listado debería producirse siempre durante los primeros seis meses de cada año. En este caso, al no ser precisamente 2020 un año con circunstancias habituales, se ha ampliado el plazo normalmente establecido, ampliando el margen posible de esa publicación, que deberá producirse, en cualquier caso, antes del 1 de octubre de 2020.

¿Tienes dudas? ¡Consúltanos! Resolvemos todas tus dudas referentes a asesoría fiscal.
0

POSTS ANTERIORESPágina 1 de 2NO HAY POSTS NUEVOS