Your address will show here +12 34 56 78
Herencias y sucesiones
Las cuestiones relacionadas con el orden de sucesión hereditaria, y sus implicaciones, forman parte de las más habituales entre las que suelen necesitar asesoramiento. Un caso concreto de este tipo de problemáticas es el de la herencia de tíos a sobrinos con o sin testamento. Ambas opciones tienen sus peculiaridades que vamos a desarrollar aquí.

Herencia de tíos a sobrinos

Lo más importante en este tipo de cuestiones es tener claro que el testamento es la herramienta fundamental para conseguir que una herencia se reparta de un modo acorde a los deseos del testamentario. En caso de que haya testamento, es posible distribuir el caudal hereditario de forma relativamente independiente al orden sucesorio, y de ese modo garantizar que, por ejemplo, una parte de la herencia llegue de tíos a sobrinos, si así se desea.

Hay que tener en cuenta que esa libertad de acción en el reparto que proporciona el testamento no es absoluta, y que siempre hay una parte que debe reservarse, por ley, a los parientes en primer grado. Esta parte es la que se conoce como la legítima, y dispone que las dos terceras partes de la herencia se deberán repartir entre estos parientes de primer grado.

Esto implica que, si el testador tiene herederos forzosos: hijos, padres y ascendientes, cónyuge, a los que se debe destinar esta parte de la herencia, los sobrinos podrán ser provistos en el testamento con el tercio restante de la legítima.

Herencia de tíos a sobrinos con testamento y sin testamento

¿Y la herencia de tíos a sobrinos sin testamento?

Si no hay un testamento de por medio, la posibilidad de que la herencia llegue de tíos a sobrinos se reduce notablemente. El sistema sucesorio está establecido por grados de parentesco, por lo que el orden de sucesión relega a los sobrinos al tercer grado.

En ausencia de hijos o de padres del fallecido (primer grado), la herencia pasaría a los hermanos de este, que constituirían el segundo grado. Solo en ausencia de los hermanos, o tras su renuncia a favor de sus propios hijos, heredarían los sobrinos.

Donaciones a sobrinos

La donación es una opción a considerar en ciertos casos concretos, si se quiere que los herederos puedan disponer de los bienes en plazo inmediato. Hay que tener en cuenta que, tanto en los casos de herencia como en los de donación, habrá una serie de impuestos a los que hacer frente.

Precisamente, el caso de la herencia o donación entre parientes colaterales (entre hermanos o de tíos a sobrinos) es el que más carga va a soportar., ya que no cuentan con las deducciones que sí están previstas para los otros casos.

Reducción por vivienda habitual impuesto sucesiones Comunidad Valenciana

En el caso de la adquisición de la vivienda habitual del difunto, en la Comunidad Valenciana, se puede aplicar una deducción del 95 % de su valor, aplicándose esta norma también a los parientes colaterales, mayores de 75 años que hayan convivido con el fallecido los dos años anteriores.

Mation, consulta cualquier duda sobre la herencia de tíos a sobrinos con testamento

Para cualquier consulta sobre la herencia de tíos a sobrinos con testamento no dudes en ponerte en contacto con nuestros especialistas en temas jurídicos y fiscales. Desde Mation estaremos encantados de atenderte.
0

Herencias y sucesiones


En el momento de recibir una herencia hay algo que nunca debe pasarse por alto: la posibilidad de que, junto a una serie de bienes, también nos sean legadas deudas del testamento. Esta es la razón principal por la que, en algunos casos, se producen renuncias a las herencias. Pero hay otra opción a considerar que es la de aceptar la herencia a beneficio de inventario. El heredero no tendrá obligación de pagar las deudas que excedan el valor de los bienes heredados. Vamos a ver aquí qué características tiene y cómo se realiza la aceptación de una herencia a beneficio de inventario.

¿Qué significa que el heredero acepte la herencia a beneficio de inventario?

Cuando se está en situación de recibir una herencia se pueden producir tres tipos de opciones. Se puede proceder a aceptar la herencia. Se puede renunciar a ella manifestándolo en una escritura pública ante notario. También se puede pedir ante notario el derecho a deliberar. Deliverar sobre la conveniencia de adoptar alguna de las dos opciones anteriores: aceptación o renuncia.

La aceptación de la herencia

En caso de que se decida la aceptación hay que tener en cuenta que, además de aceptar íntegramente el caudal hereditario legado, se puede optar por la figura de la aceptación a beneficio de inventario. En caso de que la herencia traiga consigo algunas deudas. El heredero responderá de esas deudas hasta donde alcance el patrimonio heredado. Si ese patrimonio excede el nivel de las deudas, se heredaría el resto. Pero puede que las deudas no quedasen enjugadas con el patrimonio heredado. Entonces el heredero no responderá con sus bienes propios a esas deudas heredadas.

Esta opción regula que cualquier heredero podrá acogerse a la aceptación de la herencia a beneficio de inventario. Incluso en los casos en los que este supuesto viniera descartado en las propias voluntades del testador. Igualmente se recoge en este artículo el derecho a pedir la formación de inventario antes de decidir si aceptar o repudiar la herencia. De este modo el heredero podrá deliberar sobre este asunto conociendo los datos necesarios para tomar una decisión informada al respecto.

¿Cómo se realiza la aceptación de la herencia a beneficio de inventario?

Esta es una figura legal estipulada para proteger a los herederos ante posibles pérdidas en su patrimonio personal tras la aceptación de una herencia. Para proceder a aceptar una herencia a beneficio de inventario habrá que realizar una declaración al respecto ante notario, o por escrito ante el juez competente. También podrá realizarse este tipo de trámite ante un agente diplomático o consular español habilitado para funciones notariales, en el caso de producirse la tramitación en el extranjero.

Tras esto se deberá proceder a la confección del inventario. Con una relación fiel de los bienes, obligaciones y deudas de la herencia, especificando los acreedores de la misma.
Los plazos para este procedimiento se distinguen en función de que el heredero esté ya o no en posesión de los bienes (o parte de ellos) de la herencia.


Cuenta con los bienes de la herencia

Si ya cuenta con los bienes de la herencia el plazo es de treinta días a contar de que el momento en el se produjo el conocimiento de su condición de heredero.

No cuenta con los bienes de la herencia

Si no cuenta con los bienes, o parte de ellos, el plazo es de treinta días naturales a contar desde el momento en que venza el plazo fijado para aceptar o renunciar a la herencia.

Los plazos no son muy amplios, por lo que es siempre recomendable estar bien asesorado legalmente en este tipo de tramitaciones. Para que todo se realice en tiempo y forma adecuadas.

¿Qué significa que la aceptación de la herencia por parte del heredero a beneficio de inventario?

Beneficios y obligaciones del beneficio de inventario

Beneficios 

Los beneficios de esta modalidad de aceptación de una herencia son evidentes. Ya que resguarda el patrimonio personal del heredero ante deudas que excedan el valor de los activos a heredar. Además, es una buena forma de prevenir problemas en casos en los que aparezca una reclamación de la herencia por parte de algún candidato inesperado. En ese supuesto, de prosperar la reclamación, solo se le debería entregar la parte perteneciente del patrimonio real heredado.

Obligaciones

En cuanto a las obligaciones que supone el beneficio de inventario para los herederos que se acogen a esta fórmula. Está la más obvia de la necesidad de aceptar la herencia. Hay que comprometerse además a notificar a los acreedores que se procede a la formación del inventario. Realizando un inventariado fidedigno de los bienes y obligaciones del testamentario. Finalmente es imprescindible reconocer las deudas heredadas y comprometer el pago de las mismas. Siempre con el patrimonio activo a heredar.

Si se ocultase u omitiera, de forma consciente, activos o derechos de la herencia en la formación del inventario. Los herederos perderían el beneficio de inventario. Esto también podría ocurrir si se enajena una parte del patrimonio a heredar antes de proceder al pago de deudas con los acreedores. Salvo que haya una autorización expresa por su parte.

Mation, consulta cualquier duda sobre la aceptación de la herencia

Para cualquier consulta sobre la aceptación de la herencia no dudes en ponerte en contacto con nuestros especialistas en temas jurídicos y fiscales. Desde Mation estaremos encantados de atenderte.
0

Herencias y sucesiones


Una pregunta recurrente en torno a las herencias, sobre todo en el caso de las parejas de hecho es ¿Qué derecho tiene mi pareja sobre mi herencia?. Los derechos de su pareja a la herencia si no formalizan de alguna manera su relación, es un tema controvertido entre las parejas. Todos habremos escuchado casos similares sobre herencias conflictivas así en famosos. El actor Paul Walker encadenó taquillazos protagonizando la saga Fast & Furious, dejando una fortuna de 25 millones de dólares tras su trágico fallecimiento. Su pareja, de hecho, se vio fuera del reparto que se disputaban los padres y la madre biológica de la hija del actor. Litigios costosos y duraderos que se hubieran evitado con un testamento detallado.
 

Si la pareja no estaba casada o es una pareja de hecho 

Cada vez son más frecuente las parejas de hecho, sin formalizar un matrimonio. Pero, lo cierto es que, a efectos legales, esta situaciones no tienen la misma consideración que un matrimonio. Socialmente, las parejas de hecho, son aceptadas como equiparables al matrimonio. Sin embargo de cara a los derechos hereditarios son figuras diferentes y con distintas consecuencias. Vamos a revisar aquí los casos posibles en torno a una herencia respecto a una pareja que no ha contraído matrimonio. 

Hay que tener en cuenta que en España no está regulada a nivel estatal respecto a esto. La situación de las parejas de hecho son las legislaciones autonómicas las que regulan esta situación en cada territorio. Para añadir más complejidad al asunto, hay zonas como la de Comunidad de Navarra y la Comunidad Valenciana en las que las legislaciones autonómicas relativas a esta materia han sido anuladas por el Tribunal Constitucional, por lo que no hay en ellas actualmente derecho sucesorio alguno reconocido a las parejas de hecho. Nos queda solamente la legislación sobre el cónyuge viudo, recogida en el Código Civil. 

Caso 1: herencias sin estar casados y con hijos 

En este caso de una herencia en una pareja con hijos pero que no ha contraído matrimonio podemos contemplar dos situaciones bien diferenciadas en función de que se haya dejado o no testamento. Veámoslo separadamente en cada situación 

Si no se dejó testamento y sois una pareja de hecho con hijos: 

En el caso de una pareja de hecho serían los hijos quienes tendrían derecho a la herencia y la pareja no contaría con derecho de usufructo ni siquiera de parte de esa herencia. De haber contraído matrimonio el cónyuge viudo mantendría el derecho al usufructo de un tercio del caudal hereditario. 

Si se dejó testamento: 

Este caso cambia la situación anterior, ya que el testador siempre tendrá la opción de otorgar el tercio de libre disposición a su pareja. Esto sería así, aunque hubiera hijos, tanto nacidos de la pareja de hecho como fuera de ella. 

Caso 2: herencia de pareja no casada y sin hijos 


Si no se dejó testamento 

Si se trata de una pareja de hecho, en el caso de que no hubiera hijos, serían los padres. Pero en caso de haberlos, los que heredarán la totalidad del caudal hereditario, dejando sin opciones de heredar a la pareja. Si además de no haber hijos tampoco quedaran los padres del fallecido, la herencia iría para otros parientes. Incluso podría darse el caso de que, en ausencia también de estos, la herencia recayera en el Estado. La pareja no tendría derecho alguno. 

Si se dejó testamento ¿Cuál es el derecho sucesorio a aplicar?

Si no hay hijos, pero sí quedan padres, el testador podrá disponer en sus voluntades de hasta la mitad de sus bienes para destinarlos en forma de herencia a su pareja, si así lo desea. 

En caso de que no hubiesen ni padres ni hijos para concurrir en la herencia, entonces el testador puede nombrar a su pareja como heredera de todo el caudal hereditario, por encima de otros posibles parientes como los sobrinos, por ejemplo. 



Qué derecho tiene mi pareja sobre mi herencia testamento parejas de hecho


La importancia del testamento en herencia de parejas de hecho 

Como vemos la diferencia entre que la pareja de hecho pueda no recibir ninguna herencia, una parte o incluso la totalidad de la herencia, según los casos, estriba en el hecho de haber hecho un testamento en regla. 

Siempre resulta conveniente disponer de testamento, pero en el caso de las parejas de hecho este instrumento legal resulta imprescindible para trasladar legalmente la voluntad del testador. 

Si la pareja estaba casada 

En este caso la cobertura legal es bastante más amplia para los cónyuges viudos. Si la pareja está casada y tiene hijos 

Incluso en el caso de que no se hubiera dejado testamento el cónyuge viudo tendría derecho al usufructo de un tercio del total de la herencia. La herencia como tal la ostentaban los hijos. Si hay testamento, obviamente el testador puede otorgar el tercio de libre disposición a su cónyuge. 

Si la pareja no tiene hijos 

En caso de no haber testamento, si no hubiera hijos, pero sí padres, los herederos serían los padres quedando para el cónyuge el derecho de usufructo de la mitad de la herencia. Si no hubiera hijos ni padres, sería el cónyuge viudo quien recibiría la totalidad de la herencia.


Es importante que conozcas tus derechos desde una fuente fiable para solicitar una herencia y por ello, desde Mation, queremos poner a tu disposición una infinidad de artículos relacionados.

2

Herencias y sucesiones
El tercio de mejora viene a representar la mitad de lo que se denomina legítima global o legítima larga, ya que esta figura englobaría tanto al tercio de mejora como al tercio de legítima. Si leyendo esta definición nos ha venido a la mente Groucho Marx leyendo aquello de “la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte”, no hay problema; es normal que algunas definiciones legales tengan este efecto. Vamos a detallar aquí en qué consiste la figura del tercio de mejora, cómo se aplica y sus diferencias con otros términos que concurren en el mismo proceso de una herencia.

¿Cómo calcular el tercio de mejora en una herencia?

Se le denomina como tercio de mejora en una herencia porque es una de las tres partes en las que se divide esta.

De forma general el caudal hereditario se verá dividido, según la normativa legal en tres partes o tercios. Estos son el que se conoce como tercio de legítima, el tercio de mejora, sobre el que estamos tratando ahora, y el tercio que se denomina como tercio de libre disposición. Detallamos a continuación qué es cada una de estas tres partes.

El tercio de legítima, o simplemente, la legítima, es la parte de los bienes de la herencia que, por ley, queda reservado a los herederos que se determinan legalmente como legitimarios o también llamados, por esta razón, herederos forzosos. Es decir que sobre este tercio de la herencia el testador no podrá decidir libremente a quién se la cede.



Diferencias entre tercio de mejora y libre disposición
¿Quién son estos herederos legitimarios?

Los hijos y descendientes, tanto los biológicos como los adoptados, sin que pueda existir ninguna preferencia entre ellos.

En caso de no haber hijos serán considerados los padres y ascendientes.

El viudo o viuda del testador, que tendrán atribuido el usufructo de una parte de la herencia que variará en función de si hay hijos comunes o no.

Cómo se divide el tercio de mejora

La segunda de las tres partes en que se divide la herencia sería el tercio de mejora. Esta parte de la herencia puede usarla el testador para favorecer de forma expresa y especial a uno o varios de sus hijos o descendientes. Si en el testamento no se especifica sobre el destino de este tercio, se dedicará a incrementar la cuantía total de la parte legítima.

En este caso, los dos tercios de la herencia se entenderían destinados a los herederos legitimarios, por lo que se suele hablar de legítima larga o global. El tercio de mejora está regulado por el artículo 808 del Código Civil y puede atribuirse tanto a título de herencia como en forma de legado o de donación.

Finalmente, el tercio de libre disposición es una tercera parte de la herencia de la que el testador puede disponer para favorecer a quien le parezca oportuno, sin restricciones.

¿Es lo mismo el tercio de mejora y el de libre disposición?

Características del tercio de mejora: 

Como hemos visto el tercio de mejora hace referencia a una tercera parte de los bienes de testador de la que este puede disponer para favorecer a parte de sus descendientes. Si no se dispusiera expresamente de ella, entonces ese tercio aumentaría el caudal hereditario que se considera como tercio de legítima.

Este tercio de mejora siempre quedará asignado, por lo tanto, a algún heredero legitimario; alguno o varios de sus hijos o descendientes, si así lo recoge expresamente el testamento; o todos los legitimarios si no se hace mención expresa de ello.

Características del tercio de libre disposición:

El tercio de libre disposición puede asignarlo el testador a quien desee, sin necesidad de que forme parte del grupo de legitimarios o de hijos y descendientes. Por supuesto puede también el testador favorecer con este tercio de libre disposición a uno o varios de sus descendientes, si así lo desea. Como indica su nombre se trata de una tercera parte de la herencia que puede ser asignada con total libertad por el testador.

También en el caso del tercio de libre disposición el testador deberá consignar de forma clara en su testamento quienes serán las personas que obtendrán esa parte de los bienes. No se necesitará justificación de ningún tipo sobre por qué se elige a una persona frente a otras, aunque no se trate de parte de la familia.

Del mismo modo que se hacía con en el tercio de mejora, si se da el caso de no expresar nada sobre el modo de distribuir este tercio de libre disposición en el testamento, la tercera parte implicada de los bienes se adjudicará a los herederos legitimarios.

Usufructo del tercio de mejora

Como ya se comentó la legítima del cónyuge se establece en forma de usufructo. ¿De dónde sale esta parte de la herencia? Pues, si hay hijos o descendientes comunes, esta parte de la herencia en usufructo será, precisamente, el tercio de mejora.
Si no hubiera descendientes, pero sí ascendientes vivos, el usufructo que le correspondería sería el de la mitad de la herencia; superando, por tanto, el tercio de mejora.
De no existir descendientes ni ascendientes, la porción de la herencia en usufructo sería de dos tercios de la herencia.

Como vemos el tercio de mejora es una parte importante y fundamental en las herencias a tener en cuenta. Desde Mation somos expertos en todos los trámites que debes tener en cuenta a la hora de heredar y te damos apoyo. ¡Contáctenos sin ningún compromiso! 

0

Herencias y sucesiones
La vivienda es uno de los bienes más habituales en una herencia. De hecho, la evolución de las cifras en herencia de este bien inmueble, se pueden usar para explicar una extraña paradoja sucedida durante el pasado 2020. El número de viviendas heredadas en el pasado año descendió en un 15 %, a pesar de que en este periodo se ha tenido que lamentar un aumento de decesos importante. Los números indican que la relativa paralización administrativa durante la pandemia ha hecho mella en este tipo de sucesiones, y además delatan el carácter problemático que puede acompañar a la herencia de vivienda habitual. Algo que suele hacer necesario estar bien asesorados al afrontarla.

¿Qué hacer cuando el piso es heredado por varios hermanos?


Es un caso muy común; varios hermanos heredan de sus padres su vivienda habitual. Todo se podría simplificar si se hubiera dejado especificado en el testamento el modo de realizar el reparto, pero lo más habitual es que los hijos reciban el caudal hereditario de forma igualitaria, o incluso se puede dar el caso de que no se haya dejado testamento alguno o se haya hecho testamento ológrafo.
Dado que en este tipo de casos se incluye en la herencia un bien indivisible, como lo es a priori un piso, es lógico que surjan dudas sobre el modo de hacer efectiva esa herencia; dudas que pueden llevar a desencuentros conflictivos en la familia.
La legislación ofrece en este caso soluciones que faciliten el acuerdo amistoso entre las partes o, de no darse este, resolver la situación de forma judicial.

Propiedad indiviso

Es una forma de copropiedad o comunidad de bienes. Se trata de un modo de mantener un bien indivisible con un derecho de propiedad compartido por varias personas. A cada propietario le correspondería una parte no concreta del bien. Este tipo de propiedad se puede mantener por el tiempo que resulte conveniente para los herederos, teniendo en cuenta que los gastos asociados al mantenimiento del inmueble deberán ser cubiertos por el grupo de propietarios.

En el momento de disolver la comunidad de bienes lo más práctico y menos costoso es llegar a un acuerdo formalizado ante notario, pudiendo incluso acogerse a los servicios de un medidor profesional si hubiera dificultades en el proceso.

Aceptación de la herencia y partición

Obviamente los herederos no están obligados a aceptar la herencia; de modo que, mientras no se especifique otra cosa, si uno de ellos renunciara a su parte, el caudal hereditario sería repartido entre los que sí hayan aceptado la herencia.

Esta aceptación se realizará ante notario y en ese momento los herederos podrán dar naturaleza a un acuerdo sobre el modo de dividir la herencia. Si todos están de acuerdo, se puede plantear la venta del inmueble y reparto del resultado. Un caso común es pactar que uno de los herederos se quede con la vivienda estableciendo un tipo de indemnización para el resto acorde a su cuota hereditaria correspondiente.

¿Qué pasa si en la vivienda habitual ya vive un familiar?


Como hemos visto, al tratarse de un bien indivisible la parte que pertenece a cada heredero es algo abstracto. Cada uno tendrá un porcentaje de la propiedad, pero la realidad es que esa parte no se puede separar del resto del inmueble. Aunque se puede vender la propiedad y repartir el dinero conseguido, en ocasiones alguno de los herederos se niega a la venta. Y una de las razones más comunes es porque uno de ellos vive en el piso heredado. Independientemente de si se trata de un hermano, primo o cualquier otra relación, si es un heredero legítimo se necesitará su consentimiento para vender la vivienda.

Lo que sí se puede vender es la participación correspondiente de esa vivienda en herencia. En ese caso el resto de herederos tendrá preferencia para adquirir la participación. Esto implica que, si se vende una parte a alguien externo, los coherederos podrán subrogarse reembolsando al comprador el precio pagado en el plazo de un mes desde que la venta se dé a conocer.

Si el heredero que quiere conservar la vivienda no quiere o no puede comprar la parte de los restantes herederos, o si no se llega a un acuerdo para realizar la venta del inmueble; entonces solo queda la solución de la vía judicial. Se suele aconsejar recurrir a la mediación antes de llegar a este extremo.

vivienda habitual herencia

¿Es mejor donar o heredar una vivienda habitual?


Lo primero es tener claras las diferencias entre estas dos modalidades, heredar y donar. Una vivienda en herencia se recibe cuando fallece el titular y antes hay que pagar el correspondiente impuesto de sucesiones. Una donación se realiza en vida, sería un adelanto de la herencia. Por tanto, se recibe la casa y después se paga el impuesto de donaciones que corresponda.

Como pauta general, en ambos impuestos, se pagará más cuanto más grande sea el inmueble y cuanto más lejana sea la relación de parentesco; un hijo pagará menos que un sobrino, por ejemplo.

Hay también que tener en cuenta que, variaciones autonómicas aparte, cuando se trate de una herencia los impuestos los abonarán solamente los herederos. En una donación el que dona se hará cargo del IRPF, mientras que el que recibe pagará los impuestos de la donación. Por lo general los casos de las herencias incluyen más ventajas fiscales aplicables.

Cómo podéis comprobar el tema de herencia de una vivienda habitual no es nada fácil. Hay muchos factores que influyen y que debemos tener en cuenta.
 
Contáctanos y resuelve todas tus dudas. Desde MATION te asesoramos con la mayor profesionalidad y eficacia.
0

Herencias y sucesiones

Dicen las estadísticas que se está perdiendo la costumbre de escribir a mano y que ya casi la mitad de la población puede pasarse más de un mes sin caligrafiar una sola letra en un papel. Puede resultar sorprendente que, en ese panorama en que la mayor parte de la gente tiende a usar tecnología que sustituya esta acción, sigan encontrándose manuscritos en un asunto tan importante como el de reflejar las últimas voluntades. Sin embargo, esta figura del testamento redactado a mano y en la intimidad, se sigue produciendo. En plena época de la tecnología el testamento ológrafo no implica más útiles que un bolígrafo y un papel; pero detrás de esta simplicidad se esconden algunos inconvenientes que sería prudente evitar.

¿Qué es el testamento ológrafo?

Una última voluntad y testamento es un documento esencial de planificación patrimonial que garantiza que una persona tenga la última palabra en la distribución de sus activos una vez que fallezca. Por lo general, para que una última voluntad sea válida, debe cumplir con las leyes y regulaciones relativas a esta materia, y el documento suele ser firmado con testigos en un procedimiento llevado por un notario.

Es mejor planificar con anticipación al crear un testamento adecuado con las firmas correctas. Pero ¿qué sucede cuando el tiempo es esencial, no hay testigos disponibles y se desea dar a conocer los deseos finales? Crear un testamento ológrafo podría ser una solución en casos así.

Un testamento ológrafo es un documento sin testigos que está completamente escrito a mano y firmado y fechado por el testador, es decir: la persona que crea el testamento para distribuir sus bienes después de su muerte.

Aunque esta no es una forma ideal de dejar un testamento, a veces los testamentos ológrafos son necesarios cuando es difícil crear un documento mecanografiado y atestiguado. Aunque no hay estadísticas precisas al respecto, se estima que durante el confinamiento a causa de la pandemia de la Covid-19 el número de documentos de este estilo habría aumentado de un modo significativo.

Requisitos legales para el testamento ológrafo

Normalmente hay alternativas suficientes al testamento manuscrito ya que lo usual es que los notarios están disponibles en sus oficinas o puedan asistir a las visitas domiciliarias u hospitalarias si el asunto es urgente. Sin embargo, en momentos complejos que no puedan resolverse de otro modo, es una alternativa viable, aunque siempre es recomendable que se reciba asesoramiento legal para redactar un testamento.

¿Cuáles son los requisitos para garantizar la validez de un testamento escrito a mano?

  • El testamento ológrafo debe ser otorgado por un adulto.
  • El testamento debe identificar al testador e indicar su nombre completo.
  • Debe estar escrito con la letra normal de la persona que lo otorga y estar firmado por el testador con su firma habitual. Esto es importante porque, posteriormente, se puede llegar a requerir una prueba caligráfica en caso de dudas sobre la autoría del testamento ológrafo. El testamento ológrafo puede estar escrito en el idioma del testador, algo importante para el caso de testadores extranjeros residentes en España.
  • El testamento debe indicar el día, mes y año en que está redactado.
  • Cualquier palabra enmendada, tachada, paréntesis o modificación debe tener la firma del testador que valide esa corrección efectuada.


Este tipo de testamentos ológrafos solo es aconsejable si existe alguna urgencia y no es posible, o por alguna razón no se desea, acudir a un notario. Hay algunos otros arreglos que se pueden hacer con testigos presentes, pero es mejor asegurarse de que el testamento será válido consultando con un abogado.

Este tipo de testamento es excepcional y, por lo tanto, la necesidad de escribir a mano el documento en lugar de usar cualquier ordenador, máquina de escribir u otra producción mecánica o digital es esencial. Si es posible, tampoco debe haber tachaduras u otras enmiendas y si las hay, deben estar claramente firmadas por el testador.

Uno de los requisitos más importantes es que el testamento debe ser redactado por el testador sin el conocimiento o participación activa de los beneficiarios.

¿Testamento ológrafo o testamento notarial?

Probablemente haya quedado claro que confiar en una voluntad ológrafa no es la mejor opción. Si se tiene una cierta cantidad de activos o patrimonio, lo lógico es querer trabajar con un abogado especializado para proteger y distribuir esos bienes cuando llegue el momento. Si se tienen pocos bienes y no hay hijos, quizás se piense que no hay necesidad de esperar en la oficina de un notario y pagar honorarios adicionales solo para obtener un testamento. Pero, como ya se ha dicho, lo mejor es reservar la opción de testamento ológrafo para casos de emergencia imprevista.

En España el testamento más utilizado es el abierto ante notario, y esto es porque resulta más ventajoso y menos problemático que el ológrafo. Esta opción evitará a los herederos todo el proceso legal a realizar para que se dé eficacia jurídica al testamento ológrafo y sea reconocido. Esto suele requerir la autentificación del testamento manuscrito.

Por otro lado, el testamento notarial tiene la ventaja de contar con el asesoramiento de un notario y, generalmente, de un abogado especialista en el tema. Esto va a hacer posible que las últimas voluntades expresadas se cumplan acorde a los deseos del testador.

Si tienes cualquier duda acerca de cómo realizar un testamento o buscas un despacho especializado en herencias y sucesiones en Alicante, en MATION te ayudaremos encantados.

0

Herencias y sucesiones
Tener un testamento debidamente redactado es de suma importancia ya que la última voluntad y testamento es un documento mediante el cual una persona indica lo que se debe hacer con sus bienes después de su muerte. Es la herramienta que se utiliza para expresar diferentes voluntades, como qué se debe hacer con el cuerpo o cómo distribuir los bienes. También podemos nombrar tutores para nuestros hijos en caso de fallecimiento en el momento en que haya menores en la familia, o en caso de que hayan sido declarados legalmente incapacitados ante los tribunales. Actualmente el tipo de testamento más utilizado en España es el de testamento abierto.

¿Qué es el testamento abierto?

Hay diversos tipos posibles de testamentos, cada uno con sus propias características.

El testamento abierto significa la declaración voluntaria de una persona sobre el destino de sus bienes después de su muerte. Es el tipo de testamento más común. Se inscribe en el registro de testamentos (de nivel estatal) y se puede leer a los quince días de la muerte del fallecido.

En el caso de un testamento abierto, podemos encontrar, a su vez, dos tipos diferentes de este testamento:
  • Se denomina testamento abierto principal al que se otorga ante un notario, junto con la ya mencionada presencia de tres testigos.
  • Se conoce como testamento abierto subsidiario a aquel que se otorga sin la presencia de un notario. En este caso debe ser realizado ante cinco testigos, en lugar de los tres del modelo abierto principal. En este supuesto el testamento deberá ser hecho público ante un juez, que se encargará de firmar todas las páginas de este documento.
En el testamento cerrado el testador declara la existencia de la última voluntad y testamento ante testigos y da su última voluntad y testamento al notario público, pero no revela su contenido. Esto garantiza una mayor seguridad, ya que se registra el documento. Además, el documento se mantiene en secreto y, por tanto, no se registra.

Existe también de posibilidad de encontrarnos en una situación en la que hay una herencia sin testamento o la la opción de hacer un testamento manuscrito. Este documento es redactado directamente por el testador y no necesita mencionar a nadie sobre la redacción del documento. Además, el testamento no se inscribe en ningún registro porque no lo lleva un notario público. Posteriormente es completamente secreto. La principal desventaja es que se puede eliminar fácilmente.

Últimas voluntades en el testamento abierto

El testamento abierto necesita de algunos requisitos para que pueda considerarse como un modo válido de expresar las últimas voluntades del testamentario.

En el apartado formal es necesario que el documento que se va a proceder a leer contenga como mínimo la siguiente relación de datos:

  • El nombre completo del testador, su fecha y lugar de nacimiento, la nacionalidad, la dirección completa y la edad en el momento de la redacción.
  • Es también necesario mencionar la seguridad de encontrarse en su sano juicio. Y aportar los datos relevantes sobre el cónyuge actual, o el de todos los que se hayan tenido en el pasado si se ha contraído matrimonio en más de una ocasión.
  • Igualmente hay que aportar datos de los hijos, incluso si alguno de ellos hubiera fallecido.
  • Se ha de identificar y nombrar a los testigos junto al lugar y la fecha en la que se realiza el procedimiento.
  • Finalmente habría que identificar al Notario Público, si este fuera el caso.
Como formalismo principal se contempla que el testamento abierto deberá ser leído en voz alta y en presencia de todos, tanto testigos como notario si lo hubiera.

Para que se considere otorgado, el documento deberá ser firmado por todos los testigos, el notario en caso de tenerlo y el propio testador. Si el testador no pudiera firmar, tal situación debería hacerse constar a ese efecto por escrito.



Diferencias entre testamento abierto y cerrado

Obviamente ambas modalidades deben cumplir con las formalidades que quedan establecidas en el código civil al respecto. Si no se hiciera así, y no se observasen alguna de las formalidades establecidas, podría producirse la nulidad del testamento, como establece el artículo 1083.

Estas dos clases de testamento, abierto y cerrado, tienen en común que deben de ser otorgadas ante notario y en presencia de testigos. Además, los dos tipos deben dejar constancia por escrito de sus contenidos.

Las diferencias entre los dos serían que en el caso del testamento abierto se necesitan tres testigos; mientras que en el cerrado el número de testigos necesario es de cinco.

Otra diferencia importante es que con el testamento abierto se darán a conocer las disposiciones testamentarias, que serán referidas por el testador ante el notario y los tres testigos mencionados. En cambio, el testamento cerrado, como sugiere su nombre, se mantiene en secreto.

Por lo que vemos, cuando se desee hacer testamento y que sean conocidas las disposiciones testamentarias allí reflejadas, se tendrá que otorgar un testamento abierto. Si, por el contrario, lo que se quiere es que se mantengan en secreto las decisiones dispuestas en el testamento, se deberá optar por otorgar un testamento cerrado.

Si tienes cualquier duda acerca de tu situación o buscas un despacho especializado en herencias y sucesiones en Alicante, en MATION estaremos encantados de ayudarte.
0

Herencias y sucesiones
Aunque el procedimiento más comúnmente utilizado para legar bienes siegue siendo la herencia, no es tampoco pequeño el número de personas que se plantean la donación en vida como forma de repartir sus bienes. Se pueden así evitar conflictos familiares y se consigue un mayor control sobre el destino final de lo legado y su uso. En una época de crisis económica y sanitaria debido a la COVID-19, esta práctica se presenta igualmente como una alternativa a la herencia que permite entregar de modo legal bienes a hijos o familiares que puedan se encontrarse en una situación económica complicada.


Cuestiones generales sobre la donación en vida

Vamos a ver algunas de las principales características que presenta esta posibilidad legal alternativa a la clásica herencia, que puede realizar cualquiera que no esté incapacitado legalmente por un juzgado.


¿Quién puede recibir una donación en vida?

Este procedimiento puede realizarse a beneficio tanto de personas físicas como de personas jurídicas.

En el caso de que los receptores sean personas físicas, no será necesario que formen parte de la familia de quien hace la donación. Por lo tanto, y en contra de lo que se podría creer, no solo se pueden hacer donaciones a hijos o familiares directos, cualquier persona que no esté incapacitada podrá ser un receptor válido.

Si se trata de personas jurídicas, como organizaciones de caridad, una ONG o fundaciones, por ejemplo, este tipo de legado es también perfectamente posible.


¿Qué se pueden donar en vida?

Todos los bienes, tanto muebles como inmuebles, que desee el donante pueden ser objeto de una donación. Hay un límite a este respecto y es que siempre deberá reservarse un mínimo de posesiones que le permitan vivir de un modo acorde a su situación habitual. En las decisiones de este tipo es muy importante asesorarse previamente por profesionales legales que puedan ayudar a dirimir este tipo de cuestiones al futuro donante, y le permitan establecer las condiciones que desee de un modo reglamentario.

Sí que existe una limitación importante en cuanto a lo que puede donarse. El Código Civil recoge en su artículo 636 la prohibición de donar más de lo que se podría dar legalmente en caso de hacer testamento. Es un modo de proteger la parte de la herencia que se conoce comúnmente como la legítima. Esta parte pertenecerá obligadamente a los descendientes, ascendientes y cónyuge, que serán herederos seguros a no ser que se haya producido un proceso contemplado en alguno de los supuestos legales de desheredación.


¿El donante podrá usar una parte de los bienes donados?

Efectivamente, el donante podrá reservarse el usufructo de sus bienes donados, bien disponiendo de parte de esos bienes o de alguna cantidad con cargo a lo legado. Si se diera el caso de que el donante falleciese sin haber hecho utilizado este derecho, esos bienes bajo reserva de usufructo pasarán a pertenecer al donatario. Es el clásico ejemplo en el que un padre dona a su descendencia un inmueble o algún terreno. Aunque el receptor de la donación será el propietario de esos bienes donados, el padre y donante podría seguir viviendo en él inmueble o usando el terreno; incluso podría alquilarlos. Esto debe hacerse mediante escritura pública a efectos de que tenga validez legal, y la aceptación de quien recibe la donación debe realizarse aún en vida de la persona donante.


¿Puede volver a la propiedad del donante parte de lo donado?

A esto se lo conoce como pacto de reversión, y puede establecerse previamente como parte del acuerdo de donación. En este caso el donante podría establecer condiciones que le otorguen el derecho a volver a adquirir los bienes donados y, por tanto, recuperar de forma efectiva su propiedad. Pueden consignarse así unas condiciones y también plazos temporales para esa reversión, algo que el donante tendría la potestad de reclamar cuando ese plazo acordado finalice, o cuando se haya cumplido la condición o condiciones que hubieran sido establecidas.


¿Puede revocarse la donación?

Podría darse el caso si se cumplen algunas de las condiciones que aparecen en el Código Civil como causantes de una posible revocación de la donación en vida. Estos son:

  • Por superveniencia de hijos: Un donante sin hijos o descendientes estaría facultado para revocar la donación si, tras realizarla, tiene un hijo o descendiente que cambia las condiciones del flujo del caudal hereditario.
  • Por incumplimiento de cargas: Esto ocurrirá en el caso de que el receptor deje de cumplir de forma voluntaria alguna de las condiciones impuestas por el donante.
También se conocen como causa de ingratitud los siguientes casos:
  • Si el receptor cometiera algún delito contra el donante.
  • Si el receptor acusara al donante de algún delito que desembocara en procedimientos de oficio o acusación pública. A excepción de que este delito se hubiera cometido contra el propio receptor o su cónyuge y descendencia.

Como vemos la donación en vida puede resultar útil y un procedimiento a considerar. Requiere de un estudio legal riguroso y de un contrato de donación convenientemente redactado. Por eso es un recurso que suele necesitar de asesoramiento profesional. En Mation estamos especializados en este tipo de procedimientos y estaremos encantados de poder asesorarte personalmente sobre este aspecto o cualquier otro relacionado con herencias y sucesiones en Alicante.
0

Herencias y sucesiones
La partición de la herencia es un concepto que hace referencia al acto concreto de reparto de los bienes del caudal hereditario. Hasta aquí parece un acto sencillo, pero hay que tener en cuenta que pueden aparecer varias circunstancias que compliquen el posible reparto y que suelen hacer necesaria la ayuda y asesoría de profesionales legales, expertos en herencias y sucesiones. Pensemos, por ejemplo, que cuando se habla de caudal hereditario hay que considerar que este puede constar tanto de activos como de pasivos, y eso puede hacer no todos los herederos potenciales acepten la herencia.


Condiciones para la partición de la herencia

Como hemos visto, no siempre este acto de partición de la herencia será sencillo. Para que se pueda realizar es estrictamente necesario que todos los herederos hayan aceptado o renunciado a la herencia. Algo que puede complicarse si alguno de los herederos es imposible de localizar, pues se desconoce su paradero, o si hay algún heredero que se ha negado a formalizar la aceptación o el repudio de la herencia.

La aceptación de la herencia debe hacerse de forma libre y voluntaria, manifestándolo bien de forma verbal o bien por escrito en un documento que puede ser público o privado. Esta aceptación no depende ni precisa de que intervengan otros de los demás herederos.

Del mismo modo la renuncia o repudiación de la herencia debe hacerse de forma manifiesta, libre y voluntaria, ante Notario en escritura pública. En este caso tampoco se depende ni se precisa que intervengan los restantes herederos.


Situaciones de la herencia antes de la partición

En función de lo visto anteriormente, de que los herederos acepten o repudien la herencia, se pueden dar dos situaciones.

Herencia yacente

Esta situación se refiere al caso en el que la herencia no ha sido ni aceptada ni repudiada por alguno o varios de los herederos considerados para ella. Es posible que haya algún heredero que se niega a adoptar una decisión de aceptación o de renuncia, lo que paralizaría la partición. En ese caso el Código Civil ha previsto la posibilidad de que cualquiera de los herederos interesados en proseguir con el proceso pueda requerir a quien no ha adoptado postura que acepte o renuncie en un plazo determinado. Este requerimiento se haría por parte de un Notario que podría establecer un plazo de treinta días naturales para que la herencia sea aceptada o repudiada. Incluso puede establecerse la condición de que, si el heredero potencial requerido no manifestase voluntad alguna al respecto, entonces se entendería que la herencia queda aceptada.

Comunidad hereditaria

Este es el caso en el que uno de los herederos ha aceptado la herencia, pero se niega a realizar la partición concretando el reparto de la herencia. Esta situación está regulada en y tiene sus propias consideraciones legales. Se considera un estado transitorio hasta que pueda realizarse la partición, y durante ese plazo hay una normativa compleja que decide qué puede hacer cada heredero y en qué situación quedan los bienes hasta que se resuelva la partición.

Todo lo que necesitas saber sobre la partición de la herencia


¿Quién se encarga de realizar la partición de la herencia?

Para esta tarea podemos distinguir dos diferentes situaciones, en función de que exista o no testamento.

  • Partición de la herencia en el caso de que exista testamento.

Este es un caso en el que generalmente es el propio testador el que ha realizado el reparto de los bienes acorde a su propia voluntad. También es posible que se haya designado un contador que ejerza esa labor de partidor testamentario. Se trataría de una persona, que no puede formar parte del grupo de coherederos, que sería la encargada de llevar a cabo esa partición de la herencia.

  • Partición de la herencia cuando en caso de que no exista testamento.

Este es un caso que puede generar más posibles conflictos ya que, en principio, serían los propios herederos los que tendrían que llegar a un acuerdo sobre el modo en que se realizaría le reparto del caudal hereditario.

Ciertamente ambos casos pueden resultar conflictivos. Como ya se ha comentado, puede ocurrir que alguno de los herederos que aceptó la herencia no acceda al reparto de los bienes legados o que no haya acuerdo sobre el posible reparto en ausencia de testamento entre los posibles herederos.

En este tipo de situaciones se puede proceder a nombrar un contador-partidor dativo. Esto podrá hacerse si el número de coherederos que desea proceder con la partición representa al menos la mitad del caudal hereditario. Esto puede solicitarse a un Notario que podrá iniciar el procedimiento siguiendo la normativa específica sobre la designación de peritos a este y otros respectos.

Esta designación de la persona que ejercerá el papel de contador-partidor no deberá hacerla el propio Notario, ya que este nombramiento será realizado por el Colegio Notarial que corresponda. La persona elegida constará en la lista de contadores partidores, a la se apuntan profesionales cualificados a este efecto; y generalmente se asigna quien corresponda por turno.
0

Herencias y sucesiones

¿Dejar los bienes y patrimonio en herencia o realizar donaciones de parte de ellos en vida? Las decisiones sobre el patrimonio siempre son complicadas por la cantidad de factores a considerar, si además se trata de un proceso que implica a la familia y a todo lo que se ha ganado en una vida de actividad… el dilema se complica. Es, sin embargo, una cuestión ineludible a la que cualquiera que disponga de un patrimonio que desee legar a sus herederos habrá de enfrentarse en su momento. En este artículo de Mation vamos a ver qué implica recibir una donación, y las características de cada uno de estos procesos para que podamos hacernos una buena idea de cuál de ellos puede resultar más ventajoso según los casos.

Herencia y donación: procedimientos y costes


Para poder valorar ambos procesos debemos considerar, además del coste económico total que significa cada uno, lo complejo que pueda resultar el procedimiento. No es fácil dar una solución general al dilema, que deberá ser considerado en cada caso, pero desde el punto de vista fiscal, y en cuanto a los costes, no hay una ciencia exacta que diga qué es más barato, depende de cada caso. Las herencias suelen contar con más reducciones fiscales sobre la base imponible de las que disponen las donaciones pero aún así, es necesario contar con especialistas que te estudien el caso con detenimiento. Las reducciones que podemos encontrar para las herencias están previstas para casos muy diversos, por grado de parentesco o edad, por ejemplo.

En el caso de heredar una casa, se pueden llegar a dar reducciones, según las circunstancias, del 95 % sobre la base imponible. O, si quien recibe la herencia es menor de 21 años, podría beneficiarse de ventajas fiscales adicionales. Son ejemplos que nos muestran hasta qué punto es importante asesorarse bien antes de tomar una decisión para poder estar al tanto de las opciones disponibles, que dependerán además de la comunidad autónoma en que se dé el caso.

A pesar de estas condiciones fiscales ventajosas de las herencias, con respecto a las bonificaciones sobre la cuota en el impuesto de sucesiones, en ciertos casos será útil optar por la donación. Esto dependerá, en buena medida, de la situación de quienes la reciban, y también habrá que considerar el parentesco o el tipo y valor de los bienes donados. El caso típico es el de un receptor menor de 35 años con necesidad de adquirir su primera vivienda. Si sus padres le donan el dinero, algunas comunidades autónomas conceden reducciones fiscales que pueden llegar hasta el 99 %, la fiscalidad en este caso depende de la Comunidad Autónoma y el tipo impositivo puede ser diferente como ya se ha comentado previamente.

En cuanto al procedimiento, generalizando mucho, la diferencia principal entre ambos casos es que en la herencia hay que redactar un testamento a favor de los posibles herederos, y la donación implica ceder en vida partes del patrimonio personal. Esta cesión debe hacerse sin que exista contraprestación de ningún tipo; implica además que el donante pierde la propiedad cedida de forma definitiva. Si se opta por dejar testamento, siempre se puede cambiar de opinión, redactando un nuevo testamento quedarían anulados los efectos dispuestos en el anterior.

Recibir una herencia: pasos a seguir

Partimos del supuesto de que hay un testamento en condiciones legales, ya que si no lo hay el procedimiento es más complejo. Si hay testamento, tras la obtención de los certificados pertinentes y la obtención de una copia autorizada del testamento, se procederá a hacer un inventario de los bienes y deudas que compongan la herencia. Tras esta valoración generalmente se realiza, un cuaderno particional en el que figurarán:
  • La identidad de los herederos.
  • El inventario de bienes y deudas
  • Especificación de la parte de la herencia correspondiente a cada uno de los herederos.
  • Firma de conformidad de todos los herederos.
Después habrá que hacer frente al pago de los impuestos correspondientes: el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones; más, si se da el caso, el Impuesto sobre el Incremento de Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana. Finalizado el proceso hay que recordar que algunos de los bienes recibidos deberán ser registrados en la administración por sus nuevos propietarios.

¿Qué pasa con la donación en vida?

Cualquier bien donado, por ejemplo, de los padres a sus hijos, deberá ser declarado por quien lo recibe. La cuantía a abonar se calculará por la diferencia entre el valor que tenía el bien en el momento de su primera adquisición y el valor que dispone en el momento en que ocurre la cesión. Puede darse el caso de que los receptores de una donación sean también los herederos forzosos del donante: hijos, padres o cónyuge. En este supuesto, la donación podría considerarse como parte de esa herencia futura.

Podría llegar a ser una entrega anticipada de parte lo que les correspondería. En este tipo de situaciones, a la hora de formalizar una donación hay que contar con que no será posible perjudicar a la legítima de otros herederos forzosos. Al igual que en el caso de una herencia, en el que es necesario hacerlo a través de un documento legal: el testamento; también se necesita así con la donación. Para las donaciones de bienes inmuebles se necesita un documento que deje constancia por escrito registrado en escritura pública ante notario.

0

POSTS ANTERIORESPágina 1 de 2NO HAY POSTS NUEVOS