Asesoría fiscal

La nueva Ley de StartUps

El 6 de julio, el Gobierno español publicó un nuevo proyecto de ley conocido como la Ley de Startups , proponiendo la creación de visas para trabajadores remotos y nómadas digitales, así como reducciones de impuestos para startups. Esta nueva ley proporcionará incentivos fiscales para la creación de startups y espera atraer empresas extranjeras para establecerse en España. También tiene como objetivo atraer a trabajadores remotos extranjeros y nómadas digitales a elegir España como su base, creando una nueva visa especial para ellos y dándoles la posibilidad de acceder a una reducción en la tasa del Impuesto de No Residentes (IRNR).

¿En qué consiste?

Esta Ley de Startups forma parte de una nueva estrategia empresarial anunciada por el gobierno; un plan decenal con el propósito de favorecer el emprendimiento en el país que incluye 50 medidas adicionales. La intención es proporcionar una presencia empresarial española más poderosa en Europa y revitalizar la economía después de la pandemia de la COVID. Se utilizará parte de su subvención de la UE de aproximadamente 1.500 millones de euros este año para poner en práctica estas ideas.

¿Cuáles son sus objetivos?

Los objetivos de la nueva Ley de Startups se centran en diversas líneas de acción.

Avance de startups 

La Ley fomentará la creación de nuevas empresas ofreciendo incentivos fiscales y reducciones burocráticas.

Inversión en empresas existentes

Proporcionar dinero e incentivos para alentar a las empresas a permanecer en España en lugar de trasladarse al extranjero. También se centrará en la calidad del empleo, alentando a los trabajadores a unirse a empresas emprendedoras y en expansión.

Retención de talento en España

Mediante la mejora de la educación para la creación de emprendedores. Como resultado se busca que los jóvenes permanezcan en España, en lugar de trasladarse al extranjero en busca de oportunidades. También atraerá a profesionales líderes en el mundo.

Innovación del sector público

La ley promoverá el espíritu empresarial y generará inversiones de capital.

ley de startups, características y objetivos de la nueva ley
¿Qué características tiene?

Se implantan 50 medidas diferentes que ayudarán a alinear los esfuerzos del sector público y privado para construir una cultura emprendedora que pueda establecerse a medio plazo.
A corto plazo se concretará con una normativa que servirá de referencia legal para el sector, especificando qué se considera una startup, y creando un marco de cobertura para el desarrollo de este ecosistema industrial y financiero.

En ese primer aspecto, la definición de ‘startup’, se pretende conseguir que este tipo de estructura sea reconocida por la administración, para que puedan conseguir un trato específico que les permita crecer más rápido y tener incentivos a la hora de crear un negocio innovador y de rápido desarrollo.

En cuanto a la intención de ayudar a retener y atraer talento, la nueva ley tiene previsto incluir una nueva regulación para las opciones sobre acciones que permita a España tener las mismas herramientas para competir internacionalmente por el talento.

La ley también pretende revisar los diferentes tipos de visas que existen en España, para atraer talento externo a las startups españolas. Para esto también se tiene previsto plantear diferentes exenciones fiscales e incentivos a la inversión para que los inversores inviertan en startups españolas o startups que tengan su sede en el territorio español.

¿A quién afecta y cómo?

Todos los beneficios que aparecen incluidos en el Anteproyecto de Ley de Startups se pretenden aplicar a lo que se considera empresas emergentes de base innovadora. Tras esta definición tan genérica, el documento legal trabaja en delimitar con mayor precisión aspectos más pormenorizados a este respecto.

Según esto, para que una estructura considerada como startup pudiera acogerse a los beneficios estipulados en esta nueva norma será necesario que tenga su sede social y más de la mitad de sus empleados en España. También se especifica que debe tener un tiempo de existencia menor de cinco años. Este plazo podrá ampliarse a siete para las compañías que se dediquen a la biotecnología o al sector industrial, ya que este tipo de empresas suele necesitar un plazo más largo para alcanzar su madurez. En cualquier caso, la startup no podrá ser una firma cotizada ni haber procedido al reparto de dividendos.

Se fija además un tope de facturación inferior a los cinco millones de euros para la startup a considerar.

Aspectos fiscales en los que interviene

La ley incorpora nuevas medidas fiscales que resulten más atractivas para este tipo de empresas. Se plantea una disminución del impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR) que pasa del 25% al 15%, aplicado al primer periodo con base imponible positiva y prorrogable a los tres siguientes si se mantiene la calificación necesaria de empresa emergente.
Las startups podrán pedir el aplazamiento de la deuda tributaria contraída a través del impuesto de sociedades o del IRNR de 6 a 12 meses.

Se ha previsto favorecer las stock options, elevando el importe de la exención de 12.000 a 45.000 euros anuales.
Con el fin de impulsar la inversión, esta ley elevará la base máxima de deducción por inversión en startups.

Menos burocracia

La excesiva burocratización en procesos administrativos era uno de los mayores problemas de las startups. Por eso, se eliminará la obligación de realizar pagos fraccionados del impuesto de sociedades y también del IRPF de no residentes, aplicable a los dos años posteriores al que la base imponible resulte positiva.

Para cualquier consulta sobre la nueva Ley de StartUps no dudes en ponerte en contacto con nuestros especialistas en temas jurídicos y fiscales.
Estaremos encantados de atenderte.

Autor


Avatar